El sector fotovoltaico cree que los recortes afectarán a créditos de 15.000 millones

Los fondos de inversión rechazan un posible impuesto sobre ingresos

Vista de una planta solar fotovoltaica en Almería.
Vista de una planta solar fotovoltaica en Almería.EFE

La inminente reforma del sector energético, con todo tipo de especulaciones sobre las fórmulas que puede aprobar el Gobierno para cortar, entre otras cosas, la sangría del déficit tarifario (24.000 millones) tiene a las empresas en estado de alarma.

En el sector fotovoltaico, según los documentos que maneja la asociación Unión Española Fotovoltaica (Unef), la imposición de una tasa o impuesto para recortar entre el 18% y el 20% los ingresos de las instalaciones llevaría a las sociedades explotadoras a suspender pagos, con lo que sus créditos entrarían en situación de mora. Y la cifra marea: según Unef, las entidades españolas tienen en sus carteras 15.000 millones concedidos al sector, una cantidad que tendrían que provisionar.

La asociación fotovoltaica destaca que las medidas que baraja el Ministerio de Industria podrían suponer una recaudación de alrededor de 500 millones, pero “el daño supera en mucho al beneficio” ya que afectaría a la credibilidad del país.

Precisamente en la credibilidad es donde han puesto el acento una docena de fondos de inversión internacionales que, a principios de julio, enviaron una carta a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, al ministro de Industria, José Manuel Soria, y al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, advirtiendo de las graves consecuencias de apretar demasiado las tuercas. Tras quejarse por el retraso de la reforma y la opacidad con la que se ha diseñado, los fondos expresan su rechazo a un posible impuesto sobre los ingresos y aseguran que una medida así afectaría a sus futuras decisiones de inversión en España y “abriría la puerta a acciones legales”.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS