Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS DE LA DEUDA EUROPEA

La rebaja de tipos ahorra a la banca española 700 millones en pagos al BCE

Las entidades españolas tienen 288.000 millones netos prestados por el Eurosistema

La rentabilidad a pagar por esos préstamos se rebaja en 0,25 puntos

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo.
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. AFP

La fuerte dependencia de la banca española de los préstamos del Banco Central Europeo tiene también su lado bueno. La rebaja de tipos de interés decidida este jueves por la institución se trasladará a los fuertes préstamos de las entidades españolas con el Eurosistema. Aunque el dinero depositado deje de remunerarse, la banca española sale ganando. El ahorro ronda los 700 millones de euros anuales.

El presiente del BCE, Mario Draghi, dejó ayer claro que la rebaja de tipos afecta a las operaciones de financiación a largo plazo (LTRO, por sus siglas en inglés), incluidas las dos grandes subastas de liquidez a tres años en las que el organismo colocó un billón de euros entre los bancos europeos. Cuando el BCE anunció dichas operaciones, ya explicó que los tipos de interés a pagar se establecerían como la media de los tipos de interés de las operaciones principales de financiación del banco central durante la vida del préstamo. Los intereses se pagan al vencimiento de la operación.

Según los datos del Banco de España correspondientes al mes de mayo (últimos disponibles), la banca española tuvo ese mes prestados una media de 315.000 millones del BCE a largo plazo y otros 9.000 millones a corto plazo. Del otro lado, las entidades españolas tenían depositados unos 37.000 millones de media a lo largo del mes, que pasan de estar retribuidas al 0,25% a no rendir nada.

La banca española tuvo en mayo prestados una media de 315.000 millones del BCE a largo plazo y otros 9.000 millones a corto plazo

Con esas cifras en la mano, el saldo neto es de 288.000 millones de préstamos del Eurosistema a la banca. Aunque la cifra irá variando a lo largo del año (por ahora no ha hecho más que subir), los datos disponibles permiten calcular que la banca española se ahorrará unos 700 millones de euros netos anuales en pagos al BCE gracias a la rebaja de tipos de 0,25 puntos.

La otra gran beneficiaria es la banca italiana, que con datos del Banco de Italia de cierre de mayo tenía prestados unos 260.000 millones netos del BCE, por lo que una rebaja de 0,25 puntos ahorra a las entidades en torno a 650 millones de euros anuales.

Para el resto de la banca europea en su conjunto, la posición es acreedora por importe de unos 200.000 millones, de modo que la rebaja simultánea del tipo de financiación (crédito) y del de depósito en 0,25 puntos tiene un efecto negativo para ellas. El impacto es de unos 500 millones de euros en menores retribuciones por los depósitos. De hecho, uno de los objetivos de bajar a cero lo que el BCE paga por el dinero que los bancos refugian en el organismo es tratar de que ese dinero se movilice y fluya hacia la economía.

Aunque los bancos españoles son los grandes beneficiarios directos de la rebaja de tipos en cuanto a su relación con el BCE, ese recorte tiene también algunas consecuencias negativas. El euríbor (el tipo de interés al que se prestan dinero los bancos entre sí) ha bajado con fuerza anticipando la rebaja de los tipos oficiales. Esa rebaja tiene un importante impacto en su margen, especialmente en la cartera de créditos antiguos (sobre todo los hipotecarios) contratados a largo plazo y con bajos diferenciales.