Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tesoro paga por las letras a 18 meses el interés más alto en los últimos 15 años

Las dudas sobre España fuerzan al Estado a subir las rentabilidades para cumplir objetivos

Coloca 3.040 millones con una fuerte demanda en su primera subasta tras pedir el rescate

Un operador en la Bolsa de Fráncfort.
Un operador en la Bolsa de Fráncfort. EFE

El recrudecimiento de las dudas sobre España que ha secundado a la decisión del Gobierno de solicitar el rescate de la banca ha pasado factura al Tesoro, que se ha visto obligado a elevar con fuerza los intereses de sus letras para colocar 3.040 millones en deuda. Con la prima de riesgo en máximos de toda la era euro y con España más cerca ya de Irlanda que de Italia en lo que a desconfianza se refiere, el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha tenido que ofrecer la rentabilidad más alta en 15 años por sus letras a 18 meses en la que era su primera subasta tras pedir la ayuda europea. Gracias a este incremento en los intereses, el Estado ha logrado cumplir los objetivos máximos de la operación y la demanda ha sido fuerte.

El resultado de la subasta, en cualquier caso, ha tenido una buena acogida en los mercados, ya que ha motivado un descenso de la presión contra la deuda española que cotiza en el secundario, que es donde se intercambian los títulos una vez emitido y donde se establece la prima de riesgo de un país. 

En concreto, el Tesoro ha colocado 2.400 millones a un año con un interés marginal, que es el último antes de cerrar la operación, del 5,20%. Animados por esta rentabilidad, que es la más alta desde el pasado noviembre, cuando marcó un máximo desde la puesta en marcha del euro, los inversores han solicitado 2,16 veces más de títulos que los finalmente vendidos. Hace un mes le bastó con pagar un tipo del 3,09% para superar las dudas del mercado.

A 18 meses, el repunte de los intereses ha sido más contundente, aunque el instituto emisor ha emitido bastante menos cantidad con estos títulos ya que solo ha colocado 639 millones de euros. Para ello, en cualquier caso, se ha visto forzado a comprometer hasta un 5,35%. Para encontrar un interés igual en las estadísticas del Tesoro por este mismo tipo de títulos hay que retrotraerse hasta 1997, aunque en noviembre, en lo que hasta ahora era el último episodio de rebrote de las turbulencias en los mercados de deuda, ya tuvo que pagar un 5,32%. Sin embargo, hace apenas dos semanas fue suficiente con ofrecer un 3,40% para alcanzar objetivos.

El elevado interés que han dado las letras a 18 meses ha disparado la demanda de los inversores por estos títulos, lo que denota que aunque España genera dudas y crece el temor a que pueda acabar necesitando un rescate del conjunto del Estado, mantiene una cierta confianza del mercado. La ratio de cobertura, que es la relación entre las letras solicitadas frente a las finalmente vendidas, ha pasado de las 3,23 veces de principios de junio a 4,42 veces. Sin embargo, si tal y como ha ocurrido en los últimos meses la mayor parte de la deuda colocada este martes ha ido a parar a la banca del país, aumentará la incertidumbre que genera el incremento del nexo entre riesgo soberano y riesgo financiero, lo que no es del todo positivo de cara al exterior. El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reclamado desde la cumbre del G-20 una reformulación del rescate a la banca para evitar este extremo.

Economía ha matizado que los intereses abonados este martes, pese a la subida, se han situado por debajo de los niveles a los que se mueven estos mismos tipos en el secundario. Además, recuerda que el coste medio de emisión de la deuda a 31 de mayo de 2012 es del 3,09%, por debajo del 3,90% que alcanzó a finales de 2011.

Tras la prueba de este martes, el instituto emisor volverá al mercado el jueves. En esta ocasión, para colocar hasta 2.000 millones de euros en bonos a dos, tres y cinco años. El objetivo de la subasta está en la parte baja para este tipo de operaciones, ya que el Estado ya ha emitido el 58% de la deuda neta prevista para este año (85.900 millones). No obstante, toca ir haciendo caja con vistas a pagar los vencimientos del mes que viene, cuando España debe devolver a sus acreedores 18.652 millones de euros. Julio es, junto a octubre, los dos meses en los que el esfuerzo del Estado para con sus acreedores es mayor, aunque coinciden con épocas de recaudación de impuestos, lo que alivia el proceso.

En la última emisión a tres y cinco años, realizada a principios de junio, el Tesoro ya tuvo que comprometer un interés máximo del 4,483% y del 5,443 para cumplir objetivos. Ahora, si las tensiones persisten durante las próximas dos jornadas, el Estado podría verse obligado también a ofrecer las rentabilidades más altas en 15 años si, como apuntan los analistas, los intereses a los que se compran y vende ahora mismo estos títulos en el mercado secundario se trasladan al mercado primario, donde se realizan las emisiones.

El responsable del departamento económico de ESADE, Fernando Ballabriga, ha señalado que pagar un interés del 5% no es sostenible a largo plazo, pero ha explicado que los países con dificultades económicas "poco más pueden hacer ya, pues hasta que no se disponga de una estrategia europea segura y creíble, estos Estados van a seguir sujetos a las presiones de los mercados".

Grecia vende 1.300 millones a seis meses a un interés menor

El Tesoro griego ha logrado colocar 1.300 millones de euros en letras a seis meses, 300 millones más de lo previsto inicialmente, a un interés prácticamente similar al de la última subasta de los mismos plazos de hace un mes con un 4,31%.

Por su parte, el ratio de cobertura de la subasta fue de 2,19 veces, ya que la demanda alcanzó los 2.188 millones de euros, por debajo de las 2,32 veces de la anterior operación de mayo, cuando la demanda fue de 2.320 millones de euros.

La emisión es la primera que realiza el país, bajo un programa de rescate europeo, tras las elecciones que han dado la victoria a Nueva Democracia, partidario de seguir adelante con las reformas impuestas por la troika. No obstante, está pendiente de las negociaciones con el resto de grupos para lograr formar Gobierno.