España logra un asiento en el consejo del supervisor bancario europeo

Fernando Vargas, director adjunto de supervisión del Banco de España, entra en la EBA

España ha logrado uno de los siete asientos que conforman el máximo órgano de gobierno de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), la institución responsable de realizar las pruebas de resistencia a las entidades y supervisar el sistema financiero. Según ha informado este martes el Banco de España, la junta de supervisores de la EBA ha elegido mediante votación directa entre sus miembros a Fernando Vargas Bahamonde, actual director general adjunto de supervisión del Banco de España, como nuevo miembro de su consejo de administración.

Vargas, cuyo nombramiento fue decidido en la última reunión de supervisores europeos, celebrada el 6 y 7 de junio en Londres, estará en el consejo por un período de dos años y medio y supone un importante paso para la representación española en las instituciones financieras internacionales. De hecho, tanto el Gobierno como el sector financiero español criticaron en su día la metodología elegida para realizar las pruebas de resistencia a la banca, que se realizaron por última vez en julio de 2011, ya que les perjudicó que no se computaran como capital las provisiones genéricas, exclusivas del sistema financiero del país.

Fruto de ello, España acaparó cinco de los siete suspensos registrados en toda Europa, lo que motivó reproches a la falta de influencia del Gobierno en la institución. Este año, sin embargo, no habrá prueba de resistencia al sector tras el fiasco de las realizadas en 2010, donde aprobaron todos los bancos irlandeses que acabaron quebrando, y durante el pasado año, en las que la ahora nacionalizada Dexia también sacó buena nota. Por su parte, Bankia, que ha anunciado recientemente que necesita otros 19.000 millones de dinero público para cubrir los mínimos de capital exigidos, aprobó con un suficiente raspado gracias a los fondos que iba a captar con su salida a Bolsa.

La EBA fue creada el 1 de enero de 2011 como resultado de la transformación del Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CEBS) en una autoridad europea. "La regulación asigna a esta institución una serie de tareas y competencias de gran relevancia, entre las que destacan la realización de las pruebas de resistencia al sector bancario y la elaboración de una regulación común a nivel europeo", recuerda el Banco de España. El consejo de administración, compuesto únicamente por el Presidente y seis miembros, tiene un papel muy relevante en su funcionamiento, añade la nota remitida por el antiguo instituto emisor.

Fernando Vargas es director general adjunto de supervisión en el Banco de España, cargo que ocupa desde 2006. Actualmente, además de representar al Banco de España en la EBA, preside su comité de supervisión. Asimismo es el presidente de la Task Force (grupo de trabajo europeo) sobre bancos sistémicos que depende del Comité de Basilea.

Sin salir del apartado de representación española en las instituciones europeas, está pendiente de conocer quién será el sustituto del único español que había en el comité ejecutivo del Banco Central Europeo, José Manuel González Páramo, que dejó su cargo a principios de mes. El Gobierno ya ha asumido que hay muchas posibilidades de perder este puesto a cambio de ocupar algún otro cargo de responsabilidad internacional, como la presidencia del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, entre otros.

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS