Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy mantiene su agenda y se prepara para luchar contra la palabra rescate

El presidente del Gobierno sigue los acontecimientos en su despacho con su equipo

Mariano Rajoy, ayer durante una rueda de prensa
Mariano Rajoy, ayer durante una rueda de prensa

Llegó la hora y el presidente del Gobierno sigue empeñado en transmitir sensación de "tranquilidad", de "normalidad" en medio de la tormenta. Como si no pasase gran cosa. Mariano Rajoy ha mantenido durante todo el día de hoy su agenda prevista en La Moncloa, eso sí, con escasa actividad pública y privada. Ha pasado la tarde en su despacho, con miembros de su equipo, siguiendo los acontecimientos y en línea directa con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que también ha estado en su propio despacho en el mismo recinto. El presidente no ha suspendido aún su viaje mañana a Polonia, en concreto a Gdansk, para asistir con los Príncipes al estreno de España en la Eurocopa de fútbol frente a Italia. Solo estaba previsto que el ministro de Economía, Luis de Guindos, diera explicaciones sobre lo ocurrido en la reunión del Eurogrupo. que terminó sobre las 18.30. De Guindos ha comparecido para dar explicaciones a las 19.30. Ha insistido en que el préstamo tendrá "condiciones muy favorables". No ha ofrecido una cifra concreta y ha asegurado que no hay urgencia por darla  a conocer.

El partido de fútbol empezará mañana a las seis de la tarde. Y todo sigue montado en La Moncloa para que Rajoy esté mañana en ese palco, aunque fuentes de su equipo también admiten que puede haber variaciones en cualquier momento de la tarde noche de hoy.

La consigna, en cualquier caso, sigue siendo la misma que la que fijó Rajoy el jueves y ratificó el viernes Santamaría: el Gobierno no quiere anticipar ninguna cifra del dinero que pedirá para el rescate de los bancos españoles hasta que se conozcan, junto a las cifras anticipadas esta medianoche por el FMI, las de los evaluadores independientes

El Gobierno ha hecho todo lo posible por evitar este momento pero ha llegado, y ahora el Ejecutivo se concentra en dos cosas: minimizar daños y tratar de evitar que se le llame rescate a la inyección de fondos para recapitalizar los bancos españoles. El Gobierno había preparado la reunión del Eurogrupo, pese a que insistía en señalar que no se convocaba a iniciativa de España –una forma de trasladar que ellos no ven tan urgente la situación- con una idea clara: si finalmente pide 40.000 millones de euros para algunos bancos –la cantidad fijada por el Fondo Monetario Internacional-, y no para todo el sistema, eso no puede ser considerado un rescate. Todavía este sábado, con el Eurogrupo reunido, el ministro de Industria, José Manuel Soria, insistía en que el Gobierno no ha planteado "en ningún momento pedir ningún tipo de ayuda".

Se trata del 4% del PIB, argumentan en La Moncloa. Nada que ver con los porcentajes que se manejaron en Irlanda, Grecia o Portugal, repiten. “La palabra rescate no es la más apropiada para definir esto, no tiene nada que ver con la dimensión de los tres rescates de verdad que se han hecho hasta ahora”. Aún así, el Ejecutivo no quiere confirmar ni desmentir que vaya a pedir hoy mismo esa ayuda.

El Gobierno tiene un problema mayúsculo para gestionar políticamente esta bomba: hace solo 12 días Rajoy dijo tajante: “No habrá ningún rescate de los bancos españoles”. Y ahora su equipo tiene que trabajar para intentar convencer a los ciudadanos de que esto no es un rescate. Ya lo ha hecho otras veces con medidas duras, es un especialista en eufemismos, pero esta vez la cuestión es más grave y lo cierto es que hasta ahora sus eufemismos no han tenido mucho éxito.

El Ejecutivo ha decidido guardar un silencio absoluto hasta que acabe la reunión. Una vez más, el Gobierno se cierra pero el PP sigue hablando, con informaciones contradictorias. El vicesecretario de Política Local y Autonómica, Javier Arenas, ha defendido esta mañana la "gran tarea reformista" del Ejecutivo, y se ha mostrado convencido de que "más no puede hacer", en alusión a un posible rescate, informa Efe. Mientras, la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que "no hay incertidumbre sobre la economía española" y que España "tiene la solidez suficiente para aguantar la situación actual y salir airosa de los momentos en que nos encontramos".

El Gabinete se concentra a estas horas en destacar la parte positiva del informe del FMI. En su opinión, es muy bueno que diga que el 70% del sistema financiero español está en buenas condiciones y el problema se circunscribe al 30%. “Era lo esperado, limita mucho el problema y estamos muy satisfechos”, señalan fuentes gubernamentales.

Rajoy llamó ayer al líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, para informarle de la situación. El PSOE está evitando las críticas en estas horas y mantiene su apoyo al Gobierno para que negocie con los socios europeos. Hoy, ya con todas las alarmas encendidas por el encuentro del Eurogrupo, el líder de los socialistas se persignaba: “Si el Gobierno va a solicitar el rescate debe quedar claro que no pueden pagar justos por pecadores”.

La explicación oficial llegará pues tras la reunión. ¿Y cómo se informará? No está previsto que Mariano Rajoy comparezca. Es Luis de Guindos el encargado de la negociación (la reunión del Eurogrupo se está celebrando por videoconferencia), y la previsión es que sea el encargado de dar las explicaciones a partir de las 19.30. Sin embargo, todo está en el aire y con Rajoy nunca se sabe hasta el último minuto, porque él no informa ni siquiera a sus colaboradores de la gente con la que habla y de lo que pretende hacer. No hay señales en la agenda oficial del Gobierno que apunte a alguna dirección.

Si Rajoy no comparece finalmente hoy, su primera aparición pública sería mañana, en Polonia, ya que acudirá al partido inaugural de la Eurocopa España-Italia. Sería tan extraño que la primera comparecencia tras el rescate se produjera en un partido de fútbol que no hay que descartar que finalmente decida hablar hoy mismo. En cualquier caso, todo depende de cómo concluya la reunión del Eurogrupo, de resultado incierto a estas horas.

Más información