Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia urge a Alemania a que acelere la resolución de la crisis de la deuda

Monti sugiere que el BCE debería comprar bonos para garantizar la estabilidad de la eurozona

El gobernador del Banco de Italia apoya la capitalización de los bancos con fondos europeos

El primer ministro italiano, Mario Monti, ha afirmado hoy que su país está enormemente expuesto al riesgo de contagio por las turbulencias de la deuda de la zona euro y ha sugerido que el Banco Central Europeo (BCE) podría ayudar a relajar el coste del endeudamiento. En su intervención vía videoconferencia en un acto convocado en Bruselas, Monti ha expresado su frustración ante el encarecimiento de la deuda italiana, a pesar de las estrictas medidas de austeridad adoptadas desde que se hizo cargo del Gobierno del país transalpino el pasado noviembre. "Hay contagio debido a la debilidad general del sistema, más que por la debilidad específica de mi país", ha señalado.

El miércoles, el tipo del bono italiano a 10 años superó el 6% y el Tesoro del país transalpino emitió títulos a cinco y diez años a tipos superiores que en subastas previas, sin lograr colocar el máximo volumen previsto.

En un mensaje cuyo destinatario es Alemania, fiero guardián de la ortodoxia y disciplina del emisor de la moneda única, el primer ministro italiano ha pedido al BCE que haga un mayor esfuerzo en para garantizar la estabilidad de la eurozona, sugiriendo que la institución debería comprar bonos italianos para rebajar la prima de riesgo. "Creo que el BCE debería tener en consideración, dentro del ámbito de su responsabilidad, la integridad del euro e, igualmente, garantizar la estabilidad financiera". En su opinión, el mecanismo de transmisión de la decisiones de política monetaria del banco central podría verse comprometido "si las primas de riesgo entre diversos países se desconectan, como ha sucedido recientemente, de la realidad de las medidas adoptadas en cada país".

También parece destinado al Gobierno de Angela Merkel la advertencia que ha lanzado acerca del riesgo de rechazo popular si se piden ajustes adicionales a los ya en marcha: "Sé que hay quien defiende que, a menos que los inversores presionen a los Gobiernos mediante tipos de interés más altos, estos no tendrán la determinación de acometer reformas de consolidación y estructurales. Bien, pues también puede suceder lo contrario".

El gobernador del Banco de Italia y consejero del BCE, Ignazio Visco, también ha dado hoy un paso al frente a favor de que la Unión Europea rescate directamente los bancos con problemas, en lugar de dejar esa tarea a los Gobiernos nacionales. En su opinión, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), fondo que entrará en vigor el próximo 1 de julio, no debe limitarse a conceder préstamos de emergencia a los Gobiernos.

"Los instrumentos de ayuda financiera a los países en dificultad deben ser más eficaces en términos operativos", ha afirmado hoy Visco. "Debe existir la posibilidad de de intervenir con prontitud en los mercados de valores y directamente a favor de los bancos, con procedimientos más flexibles y menos punitivos para los países beneficiarios, que respeten las reglas de la UE. Debe ser posible hacer un uso eficaz de los importantes recursos ya aportados por los Estados miembros", ha añadido. Nuevamente, es el Gobierno alemán el que más oposición ha manifestado a un recurso directo de los bancos a los fondos del MEDE.