La debilidad de EE UU borra las ganancias de los mercados europeos

El Ibex cierra plano, en línea con las Bolsas europeas La prima de riesgo remonta hasta 536 puntos básicos al final de la sesión

La economía estadounidense ha vertido un jarro de agua fría sobre los mercados europeos, que disfrutaban de su primera jornada de descompresión en varias semanas. Varios indicadores conocidos hoy reflejan una desaceleración del crecimiento de la primera economía del mundo en mayo que hace temer que la cifra de paro ese mes, que se conocerá mañana, será peor de lo previsto. El número de solicitudes de subsidios de desempleo aumentó en la semana finalizada el 26 de mayo más de lo esperado y la actividad empresarial enfrió su expansión en mayo, según refleja el índice de gestores de compras ISM-Chicago Inc., que cedió a 52,7, su menor lectura desde septiembre de 2009, cuando se esperaba un incremento.

Todas las Bolsas europeas han borrado las ganancias de la mañana y han entrado en zona de números rojos tras conocer las cifras. El Ibex, que llegó a anotarse una subida del 1,27% durante la mañana, ha finalizado prácticamente sin cambios en 6.089,8 puntos, con un leve retroceso del 0,01%. Londres ha arañado una subida del 0,8% y París del 0,59%. Fráncfort no ha conseguido mantenerse por encima del cierre de ayer y ha cedido un 0,26% y tampoco Milán, que ha retrocedido un 0,14%. A media sesión, Wall Street no salía del rojo: el Dow Jones caía un 0,35%, el S&P 500 un 0,76% y Nasdaq un 0,83%.

Tras la agitada jornada de ayer, en la que los mercados recibieron noticias contradictorias sobre posibles soluciones a la crisis bancaria y de la deuda soberana española -más unidas que nunca- la sesión ha comenzado hoy con la misma presión sobre la prima de riesgo. Este indicador de la solvencia de un país, medido como el exceso de rentabilidad que los inversores exigen al bono a 10 años respecto al alemán (que se considera inversión sin riesgo) se situaba en 540 puntos básicos coincidiendo con la apertura bursátil, lo que impulsaba el tipo del citado bono hasta el 6,7%. Hacia las 14.00, la prima se ha relajado hasta 517 puntos básicos, pero las noticias de Estados Unidos la han hecho remontar hasta finalizar el día en 536.

Tras seis jornadas consecutivas de caídas, la cotización de Bankia, que ayer llegó a descender por debajo del euro, hoy se ha llegado a disparar un 13%, aunque al cierre ha moderado el avance al 0,19%. Sacyr Vallehermoso (-10,16%), Bankinter (-6,09%) e Indra  (-5,83%) encabezan las pérdidas del Ibex. FCC (+1,95%), Amadeus (+1,13%) y Santander (+1,06%), las subidas.

Las dudas sobre la recapitalización de la banca española siguen marcando la evolución de los mercados, que esperan que el Gobierno dé pasos concretos en ese sentido. La extravagante nacionalización de Bankia ha puesto en evidencia la incapacidad de asumir la inyección de fondos necesaria (19.000 millones de euros, más 4.465 millones en participaciones preferentes que se convertirán en acciones).

Pero ayer la Comisión Europea abrió una puerta a la capitalización directa de los bancos europeos con recursos del fondo de rescate europeo que entrará en vigor el próximo julio, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Ello evitaría al Estado español el recurso a un mercado que le exige rendimientos prohibitivos. Hasta ahora solo estaba previsto el recurso de los países al MEDE.

El comisario de Asuntos Económicos, Oli Rehn, se encargó de enfriar el entusiasmo al precisar que, en los términos actuales, esa posibilidad no es practicable de forma inmediata: "Los desembolsos directos a los bancos no están previstos como tales en el tratado y, por tanto, no es una opción disponible... en términos de capitalización directa", ha asegurado.

Sin embargo, a pesar de que la solución definitiva no será inmediata, la propuesta de la Comisión arroja un rayo de esperanza en los vapuleados mercados de deuda periféricos. Hoy, el primer ministro italiano, Mario Monti, y el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, expresaron su apoyo a una ayuda directa del MEDE a los bancos y a la compra de bonos por parte del Banco Central Europeo (BCE), frente a la conocida oposición del Gobierno de Angela Merkel.

Monti ha pedido a Alemania, durante su intervención por videoconferencia en una reunión convocada en Bruselas, que reflexione "profunda, pero rápidamente", puesto que Europa debe acelerar sus esfuerzos por evitar el "contagio". En Roma, Visco, ha apoyado una intervención en los "mercados de valores y directamente a favor de los bancos, mediante procedimientos  más flexibles y menos punitivos para los países beneficiarios que respeten las normas".

El portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, ha reiterado hoy que existen medios de rescate para la banca, pero que cualquier actuación de este tipo "pasa por negociar un programa de rescate de la economía española, aunque fuera muy focalizado sobre un sector concreto".

También ha instado al Gobierno español a que presente cuanto antes el plan de capitalización para Bankia: "Lo que no se puede hacer es mantener esta incertidumbre. Nadie puede esperar que a la luz de estos resultados negativos de algunas entidades bancarias los mercados reaccionen con euforia. Por lo tanto cuanto antes se eliminen incertidumbres, mejor", ha señalado Altafaj en declaraciones a Radio Nacional de España.

La prima de riesgo italiana está siendo penalizada por las amenazas a la estabilidad que sacuden la eurozona desde los diversos frentes abiertos: la crisis en Grecia y la vulnerabilidad del sector financiero. Hoy ha iniciado la jornada en 466 puntos, ha cedido hasta 453 para cerrar después en 469.

Sin embargo, el euro ha marcado hoy un mínimo anual al cambiarse a 1,2337 dólares, su cotización más baja desde el 1 de julio de 2010. A lo largo del día ha recuperado terreno y al final del día se intercambiaba a 1,2376 dólares.

El Banco Central Europeo (BCE) saltó ayer a la palestra para rechazar la posibilidad de canalizar la recapitalización de Bankia con una emisión directa de deuda, una posibilidad que el Gobierno español había contemplado, aunque ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró que no se había presentado plan alguno ante la autoridad bancaria.

Hoy, el presidente del BCE, Mario Draghi, ha afirmado ante el Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo que el Gobierno español actuó de la "peor manera posible" con Bankia, puesto que se subestimó el problema, igual que hizo Bélgica con Dexia, y pidió "mecanismos creíbles" para la recapitalización de las entidades.

El temor a que España acabe por necesitar un rescate internacional, en la estela de sus vecinos periféricos, no se aleja. Grecia pidió ayuda el 23 de abril de 2010, con una prima de riesgo en 559 puntos básicos en las jornadas previas y el tipo de su bono a 10 años en el 8,83%. Irlanda pidió ayuda el 22 noviembre de hace dos años: diez días antes su prima de riesgo alcanzó los 646 puntos, con la rentabilidad del bono en el 8,89%. A Portugal le bastó rebasar los 500 puntos a principios de abril para, en el plazo de cinco días, pedir el rescate. Los inversores exigían un 8,76% a sus bonos a 10 años.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50