Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos: “España ha tomado las medidas en su mano. Necesitamos cooperación”

El ministro de Economía responsabiliza a la inestabilidad política griega de las turbulencias

Varios ministros europeos alaban las reformas españolas y confían en su recuperación

Cómo resolver la crisis griega es el problema a que se enfrentan esta tarde noche los ministros de Finanzas de la eurozona en vista de que todo lo apalabrado hasta ahora con Atenas lleva camino de quedar en nada, como en nada pueden quedar los esfuerzos rigurosísimos que está haciendo España para poner la casa en orden. “España ha tomado todas las medidas que estaban en su mano”, ha dicho el ministro de Economía, Luis de Guindos al llegar a Bruselas. “Grecia debe dar una respuesta”, ha señalado. “Necesitamos la cooperación de toda la zona euro y una respuesta conjunta”. La alternativa, la salida de Grecia del euro “sería una fracaso para todos”.

Grecia, su inestabilidad política y la perspectiva de unas nuevas elecciones que den el triunfo a quienes en Atenas quieren romper la baraja del euro atrae todas las atenciones de los responsables de la eurozona en esta su reunión de mayo. Pero con España asomando por el horizonte junto al espectro del caos en la moneda única.

Lo ha dicho esta tarde Guindos, uno de los muy escasos ministros que ha hablado antes de entrar en la reunión del Eurogrupo, acuciado por el panorama dejado atrás: los bancos y la bolsa española se han despeñado y la prima de riesgo se ha disparado. El responsable español de Economía ha atribuido lo sucedido a Grecia, no a incredulidad de los mercados con respecto a España. “Europa está viviendo momento complejos en relación con Grecia”, ha señalado. “La inestabilidad política griega es el principal elemento de incertidumbre y ahí es donde tenemos que actuar. Tenemos que tomar decisiones”.

No ha dicho cómo actuar ni qué decisiones tomar, aunque ha dejado ver que corresponde a Atenas buena parte de la respuesta. “Hay unos compromisos como contrapartida a una financiación. Grecia debe dar una respuesta”. Su salida del euro, “sería un fracaso para todos”.

El vendaval griego deja en nada los esfuerzos que están haciendo otros, como España. “Cuando se está tan integrado y se hacen todos los esfuerzos que te piden cualquier acontecimiento externo puede esterilizar esos esfuerzos”, ha subrayado también José Manuel García-Margallo, presente en Bruselas para otra reunión de ministros de Asuntos Exteriores.

FOTOGALERÍA FOTOGALERÍA
FOTOGALERÍA. Grecia y España, ejes de la reunión del Eurogrupo en Bruselas EFE

“España ha tomado todas las medidas que estaban en su mano para volver al crecimiento y estabilizar la economía española, con la convicción de que es lo que teníamos que hacer para España y para la UE”, ha enfatizado el ministro de Economía, que ha enumerado el “ámbito laboral, el ámbito financiero, de saneamiento profundísimo de nuestros bancos, y la mejora a medio y largo plazo de nuestra posición fiscal”.

Mezclando confusamente a España en una pregunta sobre Grecia, el ministro ha dicho que “lo que necesitamos es la cooperación de todos en la zona euro y una respuesta conjunta”. “Espero que el Eurogrupo dé una respuesta importante” ha insistido. España era hoy doblemente protagonista: por una parte, porque el Eurogrupo tenían previsto pedir explicaciones sobre el futuro de Bankia y por las formidables dudas que despierta el sistema financiero. 

El escenario de una eurozona sin Grecia se ha ido apuntado desde diversos frentes ante los infructuosos esfuerzos por crear un Gobierno estable tras las elecciones del pasado 6 de mayo y que abocan al país heleno a repetir los comicios. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, señaló en varias ocasiones la puerta de salida de la moneda única a Grecia la semana pasada. "Estamos en los límites de los que es creíble para los mercados financieros", señaló el pasado fin de semana.

"España no es otra Grecia"

Varios ministros de Economía y Finanzas han dado otro espaldarazo a las medidas de austeridad de España a la entrada de la reunión del Eurogrupo. El ministro luxemburgués de Finanzas, Luc Frieden,  ha señalado que "España no es una segunda Grecia" y expresó su confianza en que el Gobierno de Mariano Rajoy saldrá de la crisis porque tanto la reforma financiera aprobada el viernes como las medidas de consolidación fiscal "van en la buena dirección".

La ministra austríaca de Finanzas, Maria Fekter, por su parte, saludó la reforma financiera que ha impulsado España para sanear la banca, y aseguró que es un punto de partida que lleva al objetivo de recuperar la confianza en las entidades españolas. Sostuvo que el Gobierno de español se implica con intensidad y que el Estado ha podido colocar las últimas emisiones de deuda, aunque a un interés más alto, lo que a su juicio demuestra que España puede financiarse en los mercados. "Mientras la refinanciación esté garantizada y haya acceso a dinero en los mercados aunque sea a un interés más alto pero aceptable, mis preocupaciones no son del alcance como las que tengo con respecto a Grecia, que ya no recibe dinero de nadie, y si no cumple los compromisos acordados, tampoco de nosotros", afirmó.

Su homólogo irlandés, Michael Noonan, dijo observar con "gran interés" las medidas que toma España para reestructurar el sector bancario y que ha leído la presentación de la reforma financiera. En su opinión, habrá que ver cuáles son las fuentes de financiación para llevar a cabo esa segunda fase de la reestructuración bancaria, pero valoró como un "paso importante" el hecho de que se haga una auditoría independiente de la cartera crediticia de las entidades españolas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información