Bruselas estudia si la toma de control de Bankia supone una ayuda del Estado

La Comisión pide información sobre la conversión de las preferentes en acciones de Bankia

EI presidente de la Comisión, Durão Barroso.
EI presidente de la Comisión, Durão Barroso.EFE

La Comisión Europea estudia si la toma de control de Bankia, mediante la nacionalización de su matriz, supone una ayuda del Estado que necesite la aprobación comunitaria, en cuyo caso España tendría que enviar a Bruselas un plan de reestructuración de la entidad.

El portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Antoine Colombani, recordó hoy que cuando hay ayudas públicas a los bancos la UE puede aprobarlas si son necesarias "para preservar la estabilidad financiera", a condición de que se envíe en una etapa ulterior un plan de reestructuración de la entidad.

Bruselas está aún estudiando si la operación constituye una ayuda del Estado que necesite el visto bueno comunitario y mantiene un estrecho contacto con las autoridades españolas, dijo en la rueda de prensa diaria de la Comisión.

"Hemos tomado nota de la inyección de capital en Bankia por parte del Gobierno español y estamos en contacto ahora mismo con las autoridades españolas", comentó Colombani, quien no quiso precisar si Bruselas ha solicitado a España una auditoría independiente del sector financiero español por una supuesta desconfianza en las evaluaciones del Banco de España.

El Gobierno español, por su parte, insiste en que no interviene la entidad, sino que decide convertir en acciones del grupo el préstamo de 4.465 millones que el Estado le concedió a finales de 2010 para su creación.

El portavoz añadió, en una nota de prensa posterior, que las autoridades españolas deberán notificar los detalles de la conversión de esos títulos preferentes en acciones. "Ya hay contactos tecnicos entre la Comisión y el gobierno español sobre el asunto", dijo.

Después de la operación, el Estado será el principal accionista de Bankia, en cuanto nacionalice su sociedad matriz, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), y aportará el capital que sea "estrictamente necesario" para sanearlo y asegurar su futuro.

El Gobierno, en un comunicado del Ministerio de Economía, explicó este miércoles que se nacionalizará el cuarto mayor grupo español, con más de 400.000 accionistas, para garantizar su solvencia, la tranquilidad de los 10 millones de clientes y disipar las dudas de los mercados.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS