Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los incumplimientos de Rajoy llegan al IVA de “los chuches”

El presidente del Gobierno criticó duramente en la subida del anterior Ejecutivo

El símil fue repetido por otros líderes del PP como Montoro y Aguirre llamó a la rebelión

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso. EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sumado un nuevo incumplimiento de su programa electoral con la decisión anunciada esta tarde de subir el IVA y otros impuestos al consumo en 2013. El objetivo de esta impopular medida es el mismo que le ha llevado a romper sus grandes promesas electorales: cumplir con las imposiciones de Bruselas —y Merkel— y reducir el déficit público al 3% en 2013. Pero, ahora, el quebranto llega a las famosas chuches que Rajoy esgrimió con ahínco cuando era líder de la oposición en 2009 para criticar al anterior Ejecutivo por hacer lo mismo.

Zapatero "le va a subir el IVA a este niño que venía aquí. Los chuches, va a subir el IVA hasta de los chuches y a todo el mundo", aseguró Rajoy el 27 de septiembre de 2009 en un acto del PP en Dos Hermanas, Sevilla. Con esta frase, el ahora presidente del Gobierno hacía referencia a que hasta la ciudadanía no votante, la comprendida entre el año de vida y la mayoría de edad, tenía motivos sobrados para cuestionar a su predecesor, José Luis Rodríguez Zapatero.

La gracia tuvo un gran eco y fue recogida por otros líderes del partido con el mismo sentido. Entre los responsables del PP que recurrieron a los chuches para atacar al gabinete socialista por dilapidar primero y subir impuesto después, también estaba el actual ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Otra gran figura de este partido como la presidenta regional de Madrid, Esperanza Aguirre, llegó a llamar a la rebelión contra la subida del impuesto.

Ahora, sin embargo, la persistencia del deterioro económico y el constante auge del paro enjugan mal con la cabezonería de Bruselas y Alemania por convertir la reducción del déficit en el principal objetivo para salir de la crisis. La misma bandera con la que también se ha envuelto el presidente del Gobierno español, que justifica el haber reventado sus promesas en la necesidad de corregir la herencia socialista.

Es al pasado, precisamente, al que mira para defender sus incumplimientos y que ya han supuesto una subida del IRPF, recortes en educación, la introducción del copago sanitario con el pago del 10% de las medicinas para los jubilados y el abaratamiento del despido. A las medidas que había rechazado durante la campaña, además, habría que añadir que el Gobierno no ha cumplido con la promesa de Rajoy de llamar "al pan, pan, y al vino, vino". Así, el ministro de Economía, Luis de Guindos, no ha llegado a pronunciar el término IVA en ningún momento de la intervención en la que ha anunciado la subida y se ha referido a ella como una "elevación de la imposición indirecta" e "imposición al consumo".