Guindos respalda la moderación del ritmo de ajuste que propugna el Fondo

El ministro de Economía prevé un deterioro de la situación económica en Europa

Guindos habla con el secretario del Tesoro de EE UU, Timothy Geithner, el sábado en Washington.
Guindos habla con el secretario del Tesoro de EE UU, Timothy Geithner, el sábado en Washington.LENIN NOLLY (EFE)

El ministro de Economía, Luis de Guindos, asumió este sábado como propias las tesis del Fondo Montario Internacional (FMI) de moderar la velocidad de ajuste del déficit para evitar que una consolidación penalice en exceso el crecimiento. Una posición que tiene en frente a los halcones europeos de la austeridad como el titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble. “Más que un tema de confrontación es un tema de matices”, apuntaba Guindos. “Ha sido una discusión más de tiempos y de situaciones específicas de cada uno de los países y aquí no existen recetas únicas a la hora de moderar o atemperar los ritmos de ajuste presupuestario”.

Esa postura respaldaría la decisión del Gobierno de suavizar el objetivo de déficit para este ejercicio, desde el 4,4% inicial al 5,3% en 2012, y que Italia también ha anunciado que piensa aplicar en los próximos ejercicios. De hecho, el ministro auguraba un deterioro de la situación económica europea en los próximos meses. “Esa es la señal que vienen indicando las últimas encuestas sobre evolución industrial”, apuntaba. De confirmarse, eso podría facilitar un calendario de reducción de déficit más relajado para el conjunto de la eurozona.

El debate entre austeridad y crecimiento, a juicio del ministro, no es tal. “Entre 2007 y 2009, España pasó de un superávit del 2% del PIB a un déficit del 11%; la deuda se elevó desde el entorno del 40% a superar el 60% del PIB y pese a todo ello el paro ha aumentado desde algo menos del 8% a superar el 20% en la actualidad. Esto desmitifica el enfrentamiento entre el programa de ajuste y el crecimiento”, subrayó. A favor de España, dijo Guindos, las garantías que ofrece un Gobierno con “enorme estabilidad” en contraste con otros países como Holanda, al que citó específicamente, o Italia, cuyo Ejecutivo no fue elegido por los ciudadanos y tiene dificultades para aprobar determinados proyectos.

El ministro volvió a insistir en que no habrá dinero público para que la banca sanee sus activos inmobiliarios y que, por tanto, el Gobierno no creará ningún tipo de instrumento para ello. “Voy a ser claro y diáfano. Las entidades tendrán que ajustar la valoración de activos inmobiliarios en los balances. Y en ese proceso no habrá ningún tipo de ayuda pública”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

ALICIA GONZÁLEZ

Corresponsal de Economía Internacional de EL PAÍS. Especialista en relaciones internacionales, geopolítica y economía, ha cubierto reuniones del FMI, de la OMC o el Foro de Davos. Ha trabajado en Gaceta de los Negocios, en comunicación del Ministerio de Economía (donde participó en la introducción del euro), Cinco Días, CNN+ y Cuatro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS