Repsol augura una batalla larga en los tribunales por la expropiación de YPF

El presidente de la petrolera advierte a Argentina: "Las responsabilidades van a quedar" Brufau asegura que no le sorprende que Buenos Aires rechace pagar 8.000 millones

El pleito va para largo. El presidente de Repsol, Antonio Brufau, aseguró hoy que los tribunales acabarán dando la razón a la petrolera española en su enfrentamiento con el Gobierno argentino por la expropiación de la filial YPF. Pero costará tiempo. Brufau señaló que "los años pasan rápido, las circunstancias cambian, pero las responsabilidades van a quedar".

La alusión al tiempo refleja el estado de ánimo que impera en la compañía tras la decisión del Gobierno argentino, que se niega a pagar los 8.000 millones de euros que reclama la petrolera española por su participación del 57,6% en YPF. "Nos encontraremos un día u otro", advirtió.

"Era de esperar", aseguró Brufau en referencia al anuncio del Ejecutivo argentino de que no tiene intención de pagar lo que pide Repsol. El anuncio por parte de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kichner, de expropiar un 51% del capital de la empresa española ha desatado la crítica internacional. El Gobierno español, que cuenta con el apoyo de la UE y países clave en América Latina como México, Chile o Colombia, estudia represalias para responder a una expropiación que considera injustificada y un ataque directo a los intereses de España en Argentina.

El presidente de la petrolera realizó estas declaraciones durante la inauguración, a la que también asistió el príncipe Felipe, de la ampliación de la refinería de Repsol en Cartagena (Murcia), un proyecto que, con más de 3.000 millones de presupuesto, ha supuesto la mayor inversión industrial de España.

Los tribunales "son muy tercos"

"Me gustaría que desde allá nos viesen inaugurando esta refinería. Repsol es mucho más que un negocio en Argentina, que YPF, que ha sido muy importante, pero ahora es Repsol", afirmó el presidente de la petrolera. "Vamos a demostrar que Repsol sola continuará su camino", señaló, antes de advertir de que "evidentemente" el Gobierno argentino deberá "pagar lo que debe" y de que "los tribunales son muy tercos" a la hora de exigir responsabilidades frente a "esta barbaridad".

Todo indica que la vía de los tribunales es la única que le queda a Repsol. El Senado argentino ha empezado ya a debatir el proyecto de ley que da cobertura legal a la expropiación, que cuenta con un apoyo popular en Argentina. Para Brufau, según dijo el martes, Fernández tomó la decisión de volver a nacionalizar YPF, que Repsol compró al Estado argentino en 1999 por 13.000 millones de dólares, para tapar la crisis social y económica que sufre el país latinoamericano.

La petrolera española tiene la intención de llevar sus reclamaciones ante el tribunal de arbitraje del Banco Mundial, el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). De forma paralela, el Gobierno español ha anunciado que denunciará a Buenos Aires en los foros económicos mundiales.

Argentina acusa a Repsol de no invertir lo suficiente en el país, que ha pasado de exportar petróleo a importarlo en los últimos años. La compañía lo niega y considera que los problemas energéticos del país se deben a la mala gestión realizada desde las administraciones, y también está convencida de que el hallazgo en Vaca Muerta, entre las provincias argentinas de Neuquén y Mendoza —donde solo en una parte de los 30.000 kilómetros cuadrados con potencial se ha certificado la existencia de 23.000 millones de barriles de petróleo no convencional— ha sido una de las razones fundamentales de la expropiación.

Entrada de un socio

En cualquier caso, Brufau remitió el 2 de abril una carta a la presidenta argentina en la que le ofrecía invertir conjuntamente para elevar la producción de petróleo un 30% y de gas un 20% en cinco años. El presidente también intentó reunirse, sin éxito, con la presidenta argentina para proponerle la entrada de un socio en YPF para dar un impulso a la compañía.

En su intervención del martes, el primer ejecutivo de Brufau desveló que, antes del anuncio de expropiación, Repsol había recibido ofertas de compañías internacionales por una parte de YPF. Una de ellas podría ser Sinopec, la segunda petrolera china. La agencia Reuters y Financial Times aseguran que esta empresa llegó a hacer una oferta formal por la participación de la empresa española en YPF, pero que la expropiación ha echado por tierra la operación, de la que al parecer el Gobierno argentino no sabía nada.

El príncipe: "Repsol es ejemplo de cultura empresarial moderna"

S. C., Cartagena

El Príncipe de Asturias inauguró hoy la ampliación de la nueva refinería de Repsol en Cartagena, un proyecto en el que la compañía ha invertido 3.150 millones de euros en los cinco últimos años. Felipe de Borbón, que sustituyó en el acto al Rey, convaleciente de su operación, pronunció unas palabras en las que destacó la importancia del proyecto para España.

El discurso, apenas dos días después de que el Gobierno argentino expropiara YPF a la petrolera española, contuvo frases de apoyo y reconocimiento a la compañía que preside Brufau sin mencionar directamente a YPF. "Aquí en Cartagena, como en otros puntos de España y también en otras latitudes en cuatro continentes, Repsol aporta las mejores tecnologías a nuestro alcance, reúne equipos directivos y técnicos competentes y es ejemplo de cultura empresarial moderna, que demuestra su afán de eficacia y de mejora continua para ser, al mismo tiempo, competitiva y responsable con el entorno", aseguró el heredero de la Corona.

El Príncipe añadió que "la creación de puestos de trabajo, crecimiento de la economía y de la productividad (...) son metas y resultados que definen la labor de Repsol en todo el mundo. No solo aquí en España (...) sino en todos aquellos países donde Repsol, cada día, contribuye con su capacidad y su sólido compromiso empresarial al progreso de las personas y de las sociedades". Para remachar el mensaje de apoyo, don Felipe agradeció a la petrolera todo lo que "hace y ha hecho, que es mucho, por el bienestar de numerosos países; así como expresar todo el apoyo a quienes hacen posible su importante tarea en España y fuera de España".

Fuentes de la Casa Real destacaron que la Corona no tiene competencias para hacer reclamaciones de seguridad jurídica, un papel que corresponde al Gobierno y a la empresa afectada.

La refinería inaugurada ayer en Cartagena, una de las cinco que Repsol opera en España, tiene una capacidad de producción de 220.000 barriles al día (11 millones de toneladas al año) y cubrirá el déficit de gasóleo y de queroseno que sufre España. Los 3.150 millones invertidos se amortizarán, según destacó el director general de Refino y Marketing, Pedro Fernández Rial, "en seis u ocho años".

La obra de ampliación, en la que llegaron a trabajar 7.000 personas, se inició en 2006 y se ha mantenido a pesar de la crisis. La explotación de la nueva refinería ha supuesto la creación de 800 puestos de trabajo propios y otros 800 en empresas contratistas, además de un empleo inducido estimado en más de 8.000 personas. Según destacó el presidente de Repsol, Antonio Brufau, el proyecto, junto al llevado a cabo en la refinería de Petronor en Vizcaya (900 millones de inversión) sitúa a Repsol entre las empresas europeas "con mejor esquema de producción".

"Este proyecto", afirmó Brufau en su discurso, "ejemplifica el espíritu de Repsol. Una refinería que no hubiera soportado esta crisis que venimos padeciendo desde 2008, se ha convertido en una instalación pionera. En lugar de perder puestos de trabajo, se han creado". La compañía destacó también que al duplicar la capacidad de destilación de crudo (la mayor parte pesado, más barato, lo que aumenta los márgenes de ganancia), España reducirá en un 30% sus importaciones de destilados medios, lo que mejorará la balanza comercial.

La obra de ampliación de la refinería ha roto récords: se han empleado 20.000 toneldas de acero, equivalentes a tres Torres Eiffel; se han movido tierras con un volumen equivalente a 900 piscinas olímpicas y se han colocado 1.100 kilómetros de tuberías.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS