Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rehn suaviza su discurso y muestra su confianza en España

El secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, ratifica el compromiso de España con los objetivos de déficit

El comisario europe de Economía, Olli Rehn.
El comisario europe de Economía, Olli Rehn. AP

La prima de riesgo española llevaba varios meses agazapada, por debajo de la italiana, beneficiándose del diluvio de liquidez del BCE y, en teoría, de la llegada de un Gobierno fuerte que tardó un suspiro en anunciar un calendario ambicioso de reformas y un primer recorte duro, de los que suelen gustar a los organismos internacionales y a los mercados.

Ese relato ha cambiado por varias razones. Los mercados parecen ahora mucho más preocupados por el crecimiento que por los recortes. Y el pulso entre Bruselas y Madrid por las metas del déficit han puesto la deuda española de nuevo en la diana. En apenas unos días la prima de riesgo ha escalado notablemente, Bruselas ha puesto bajo vigilancia a España (con el envío de nuevas misiones de expertos) y el presidente italiano, Mario Monti, ha avivado las dudas en los mercados al asegurar que España “está dando a toda Europa motivos de preocupación”, que desató la ira del Gobierno español y provocó un desmentido posterior.

Ante los previsibles efectos de esa polémica en los mercados a partir de hoy, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, cambió ayer su habitual discurso duro con el Gobierno —tras el desafío que supuso el encontronazo por los objetivos de déficit— y mostró su “confianza en España” para cumplir las metas fiscales.

En un encuentro informal con funcionarios y políticos europeos en Finlandia, Rehn había explicado el sábado que España estaba obligada a cumplir con sus obligaciones si no quiere verse en problemas en los mercados. “La percepción de que España ha relajado sus metas fiscales para este año ha provocado una reacción en los mercados que se deja notar en la prima de riesgo española, que por primera vez en mucho tiempo sobrepasa a la italiana”, dijo el sábado. Consciente de que esa presión va en aumento, ayer el discurso fue menor rotundo: “Tengo confianza en España”. Rehn explicó que el envío de una nueva misión a Madrid (la última estuvo en la capital española hace poco más de un mes) “es una práctica habitual” y evitó referirse a la mayor vigilancia de la Comisión, informa Reuters.

En ese mismo escenario, el secretario de Estado para Europa, Íñigo Méndez de Vigo, recalcó que el Ejecutivo está “plenamente comprometido” con el objetivo de déficit del 3% del PIB en 2012. “Vamos a cumplir. Estamos en camino y somos un país serio”, explicó, informa Bloomberg.