Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas envía una misión a España para examinar la situación del déficit

La Comisión dice que "es una práctica habitual" con los países bajo programa de estabilidad

El Ejecutivo de la UE espera las explicaciones sobre el desvío presupuestario del Gobierno

Santamaría compromete la "máxima transparencia" sobre las cuentas públicas

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.
El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn. EFE

El ejecutivo comunitario ha enviado esta semana a una comisión a España para evaluar las cuentas públicas y el desfase en el déficit, que finalmente ha cerrado 2011 con más de dos décimas sobre el objetivo previsto del 6% con un 8,5%. "Técnicos de la Comisión Europea han estado esta semana en Madrid para intercambiar información con las autoridades españolas sobre la situación de las cuentas públicas", ha explicado el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj esta mañana en Bruselas.

"Es una práctica habitual con todos los países de la unión económica y monetaria y, en particular, con los países en déficit excesivo, que hoy en día representan una amplia mayoría de la UE", ha agregado antes de reiterar que están a la espera de las explicaciones del Gobierno sobre el por qué de ese desvío. Sobre todo, averiguar si responde a razones puntuales o estructurales y si debe atribuirse a la administración central o fundamentalmente a las comunidades autónomas.

Desde el Gobierno español, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ha asegurado que el Ejecutivo ha dado la "máxima información" y con la "máxima transparencia" a los enviados de Bruselas. También, ha añadido tras la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, les han explicado las reformas y las medidas puestas en marcha para que "la situación no vuelva a producirse". Preguntada sobre si la visita supone un estigma para España, Santamaría ha defendido que la "actitud realista y sincera" del Gobierno ayuda, por el contrario, a restablecer la confianza.

Pese a las formas y al tono oficial cordial, persisten algunas tiranteces de fondo entre Madrid y Bruselas a vueltas sobre el déficit. Así, Altafaj, pese a que hoy ha dicho que "no tiene ninguna razón para dudar de las cuentas españolas", hace apenas dos días insistió mucho en que el Gobierno de Mariano Rajoy tenía que explicar muy bien de dónde han salido los más de dos puntos porcentuales de desvió en el cierre presupuestario del año.

En la misma línea, el portavoz comunitario también recordó el camino que ha dado España desde el 6% que defendía el anterior Ejecutivo en noviembre, al 8,5% definitivo pasando por las "décimas" sobre el 8% que reveló en diciembre el recién llegado Gobierno popular. "En noviembre pasado se nos decía que el déficit podría estar entre el 6 y el 7%, a finales de año se nos decía que había una desviación que podía ser de dos puntos y hace apenas unos días esta desviación se convertía en dos puntos y medio", señaló el portavoz el pasado lunes.

 

Otro posible punto de disonancia viene de las diferentes aproximaciones que se realizan desde ambas partes sobre la posibilidades de una multa. En este punto, el Gobierno español se ha mostrado convencido de que no se van a aplicar sanciones en tanto en cuanto no se supere el 3% en 2013. Sin embargo, Altafaj ha pedido que se respete el pacto de Estabilidad, que apunta a la necesidad de cumplir los objetivos fijados año a año.

 

La situación presupuestaria en España se debatirá probablemente en la reunión de ministros de Economía de la eurozona y de la UE que se celebra el 12 y 13 de marzo. En el Ejecutivo comunitario ha causado malestar que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciara unilateralmente que el nuevo objetivo de déficit para 2012 es el 5,8%, en lugar del 4,4% pactado con Bruselas.

Su presidente, José Manuel Durao Barroso, ha dejado claro que no relajará el déficit para España hasta conocer los motivos del desvío de 2011 y los nuevos recortes que se incluirán en los presupuestos de este año. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha avisado de que España sufrirá el castigo de los mercados si no cumple el objetivo de déficit.