Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Esta crisis no debe cuestionar la innovación financiera”

López-Salido, de la Reserva Federal, defiende el intervencionismo de los bancos centrales

David López-Salido, en un momento de su intervención.
David López-Salido, en un momento de su intervención.

David López-Salido, director adjunto del área de Asuntos Monetarios de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, ha advertido este martes de que toda la regulación que nazca de las sacudidas de la crisis financiera internacional no puede poner en peligro la innovación en el ámbito financiero, ya que, en su opinión, es clave para el crecimiento económico y los avances en el resto de sectores.

“Los recientes acontecimientos no deben poner en duda la importancia de la innovación, también en el ámbito financiero”, ha dicho López-Salido durante su intervención en el Encuentro Financiero Internacional Bankia 2012, organizado por esta entidad bancaria y EL PAÍS.

López-Salido ha apuntado que la regulación futura pasa más por la exigencia de capital a los bancos y las normal en los mercados de derivados, pero ha advertido en contra de medidas que constituyan “impuestos implícitos” para la banca, por el efecto que las coberturas exigidas puedan tener en el crédito.

Así, ha defendido el papel agresivo que la Fed ha tenido en los últimos años para frenar los efectos más devastadores de la crisis al comparar el Crash del 29 con la Gran Recesión. Si en el 29 se evaporaron depósitos por valor del 6% del PIB, la deblace del siglo XXI se merendó del 10% al 16% del valor de la economía. En cambio, la caída económica registrada en el siglo pasado alcanzó el 30%, y en esta ocasión se quedó en el entorno del 10%. “¿Por qué? Por las decisiones de la Reserva Federal”, ha manifestado.

López-Salido ha desgranado todo el programa de acción que ha llevado a cabo la institución económica desde 2008 con la compra de activos con garantía estatal, como prestamista de último recurso a la banca o sobre sus medidas de reactivación de la titulación o los tipos de intereses mínimos. El balance de la FED ha pasado de 1 billón de dólares en 2008 a 3 billones en 2011 y se ha frenado el “fantasma de la deflación”, ha añadido.