Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P se suma a Moody's y rebaja a Valencia al nivel de bono basura

La agencia justifica su decisión en la "incertidumbres sobre el apoyo del Gobierno"

Fitch cree que el plan para pagar a proveedores aumenta las dudas sobre las comunidades

La agencia de calificación Standard & Poors (S&P) ha rebajado la deuda de la Generalitat Valenciana desde BBB- a BB, lo que equivale a "bono basura". La firma de rating sigue la devaluación emprendida ya en diciembre por Moody's, que ya sacó la tijera en el mismo sentido.

S&P señala que la rebaja responde a  "incertidumbres sobre el apoyo del Gobierno", según un comunicado de la entidad. Además, mantiene la situación de la deuda en CreditWatch Negativo, lo que refleja, entre otros factores, la posibilidad de una nueva rebaja de la calificación si el Gobierno central no fuera capaz, a largo plazo, de ayudar a las regiones españolas a corregir sus desequilibrios.

Según los analistas de S&P, la Comunidad Valenciana "tiene un perfil crediticio debilitado, con altos déficit fiscales, una alta carga de deuda y acceso limitado a la financiación externa más allá de la asistencia financiera del Reino de España". El pasado 30 de enero, la agencia rebajó también en dos escalones la calificación de Madrid, Galicia y Aragón, desde AA- hasta A, y en un escalón la calificación de Canarias y Andalucía, desde A+ hasta A. En aquel momento decidió mantener la calificación A- de Baleares y BBB- de Valencia.

La facilidad financiera de ICO, puntualiza S&P, "podría no ser suficiente para cubrir el servicio de la deuda más allá de Mayo de 2012"

Los analistas de S&P recuerdan que el ICO ha puesto en marcha una nueva posibilidad financiera que la Comunidad Valenciana "ya está usando pero que no podrá cubrir el servicio de la deuda hasta Junio de 2012", por lo que considera que serán "necesarias medidas de apoyo gubernamental adicionales, todavía indefinidas". Añade además que el perfil de crédito individual de la Comunidad Valenciana "solo puede ser compatible con un rating en grado de inversión si el apoyo extraordinario del gobierno es explícito y transparente, y deja poco margen a la interpretación en relación con los importes, la puntualidad y las condiciones bajo las cuales recibiría apoyo", resalta la agencia de calificación.

La facilidad financiera de ICO, puntualizan los analistas, "podría no ser suficiente para cubrir el servicio de la deuda más allá de Mayo de 2012, ya que de acuerdo con su diseño actual cubre únicamente el 52% de las amortizaciones de la Comunidad Valenciana en la primera mitad de 2012". En consecuencia, la Generalitat podría necesitar asistencia adicional del Gobierno, que por ahora no está definida".

La rebaja de calificación de la deuda valenciana llega el mismo día en el que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se ha reunido con el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra. En esa reunión, Rajoy ha aceptado la propuesta de celebrar una cumbre de presidentes autonómicos antes de verano en la Comunidad Valenciana para "fijar las competencias" de las comunidades autónomas y poner en común las medidas a aplicar para cumplir con los objetivos de déficit.