Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia aprueba la parte privada del rescate e investigará las cuentas de 2009

El Parlamento aprueba que un comité aclare si Papandreu infló artificialmente la cifra de déficit

El primer ministro griego con la directora del Fondo Monetario Internacional
El primer ministro griego con la directora del Fondo Monetario Internacional EFE

El Parlamento griego aprobó ayer que un comité investigue si el Gobierno socialista de Yorgos Papandreu infló artificialmente las cifras de déficit de 2009, que fueron revisadas y revisadas hasta alcanzar un desfase del 15%, después de que el Ejecutivo hubiera reconocido qué malas artes contables habían estado ocultando déficit. Con aquel capítulo se abrió esta triste novela griega. Pocas horas después del sí a esta investigación, en este clima de controversia, y en medio de más protestas, los parlamentarios griegos dieron luz verde a la pata privada, la del plan de rescate financiero del país.

En la práctica, supone condonar unos 100.000 millones de euros de la deuda en manos de bancos y fondos de inversión. La Cámara respaldó esta operación, que se articula a través de un canje de los bonos con una quita o rebaja del 53% del valor anterior, que supone unas pérdidas reales del entorno del 75% y debe completarse para el 12 de marzo, con el fin de que el dinero empiece a llegar antes del día 20, cuando vende una deuda de 14.500 millones.

Los parlamentarios de los dos partidos mayoritarios, los socialistas del Pasok y los conservadores de Nueva Democracia, junto con algunos independientes, sumaron la mayoría suficiente para sacar adelante el proyecto de ley. La norma concede a los acreedores privados un plazo de al menos 10 días para valorar si aceptan el canje, pero también crea también las llamadas cláusulas de acción colectiva (CAC), que implican que, si una amplia mayoría —dos tercios— de los inversores aceptan esta quita, el resto se ve forzado a asumirlo.

Mientras, en la calle, el rescate no se percibe como tal, tras dos años de duras medidas de austeridad a la espalda y con un horizonte sombrío. Los médicos y trabajadores del sector sanitario llevaron a cabo una huelga y una concentración frente al Ministerio de Sanidad. “Condenamos las políticas del Gobierno, de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional, que está demoliendo la salud pública y matando a su personal”, según un comunicado de los doctores de Atenas y de Piraeus recogido por Reuters.

“Con la aprobación de esta ley, el Parlamento nos permite empezar a salir de la vorágine”, dijo el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, durante el debate parlamentario. “Para tener éxito, debemos estar unidos, ser serios, fiables, perseverantes y trabajar, trabajar, trabajar”, añadió Venizelos, en la carrera por liderar su partido, el Pasok.

Pero los diputados helenos abroncaron al Gobierno, respaldado por Pasok y ND, por haber cedido soberanía en el acuerdo de la madrugada del martes en Bruselas, que supone, además de la quita de deuda de los bancos, unos créditos a bajo interés por 130.000 millones a cambio de una nueva ola de recortes draconianos.