Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subasta del coste de la energía se cierra con un recorte del 10%

Pese a la rebaja, las tarifas no se moverán por el acuerdo entre el Gobierno saliente y el PP para congelar los precios de la luz

Versallesco. El Gobierno en funciones y los representantes del partido que está a punto de asumir el Gobierno han acordado plantear a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) una propuesta de revisión de tarifas eléctricas que permita su congelación en enero. Así lo han confirmaron fuentes del Ministerio de Industria. La consecuencia práctica del pacto será que el descenso en el precio del coste de la materia prima con el que se ha cerrado la subasta de energía (Cesur), que ha sido del 10%, no se traslade a las tarifas que pagan la gran mayoría de usuarios

Para concretar el acuerdo, el Ministerio de Industria enviará mañana a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) la orden con la propuesta de revisión de los llamados peajes, que cubren los costes regulados del sistema eléctrico. Esos peajes suponen alrededor del 50% del recibo que pagan los usuarios acogidos a la Tarifa de Último Recurso (TUR) y que son más de 20 millones de hogares. Si los peajes suben, el otro 50% del recibo el que viene dado por el precio de la energía que marcan las subastas trimestrales, tiene que bajar. Y eso es lo que va a suceder. La propuesta de revisión de peajes de Industria contemplará una subida de entre el 5% y el 10%, mientras que la subasta de energía ha cerrado con una bajada de precios del 10% que compensará el incremento de la otra parte. Resultado: las tarifas en enero podrían congelarse, si bien, señalaron las fuentes consultadas, la decisión última corresponderá al nuevo Ejecutivo.

La subida de los llamados peajes y la bajada del precio de la energía permitirá, además, que el llamado déficit tarifario (la diferencia entre ingresos y costes de generación) se reduzca en el mismo porcentaje.

En tiempos de crisis, y cuando la política gira en torno a los que se van a demandar a los ciudadanos sacrificios, el recibo de la luz es algo especialmente sensible. Por eso, la propuesta de Industria, pactada con el PP, daría al nuevo equipo de Rajoy tiempo para analizar la situación del sector y ver si los problemas, en forma de déficit (22.000 millones, según esgrimió ayer el propio Mariano Rajoy) tienen solución en plazos y costes razonables. Las empresas habían estimado que la subida de peajes debería ser del 30% en 2012.