Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buffett defiende el aumento tributario a los multimillonarios

La medida podría reportar más de 14.000 millones de euros anuales

El inversor y multimillonario Warren Buffett, que se ha convertido en un aliado del presidente Barack Obama en su propuesta de aumentar los impuestos a las rentas más altas de Estados Unidos, vaticinó este viernes en una serie de entrevistas televisivas en la bolsa de Nueva York que, mediante ese método, el Estado podría recaudar más de 20.000 millones de dólares (14.000 millones de euros) anuales. Matizó, además, que la medida afectaría exclusivamente a las 50.000 mayores fortunas de Estados Unidos.

Buffet ratificó su apoyo a la idea de aumentar las tasas a los multimillonarios que no pagan lo suficiente porque sus ingresos provienen de inversiones financieras, algo que desde hace un mes se conoce comúnmente como la ley Buffett. En una entrevista con la cadena televisiva Bloomberg, el inversor y presidente del holding Berkshire Hattaway ha matizado que no está a favor de subir los impuestos a las personas que ganen más de un millón de dólares al año, sino a rentas mucho mayores.

"No es que quiera simplemente que los ricos paguen más impuestos", ha explicado Buffett. "Lo definiría más bien como que los ultra ricos que no pagan suficientes impuestos acaben pagando más. Hay un gran segmento de ultra ricos que pagan tasas de forma normal. Pero hay un pequeño segmento de ellos, que es fácil de identificar, que paga muy pocas tasas, entre ellos, yo".

"Se trata de gente que gana dinero invirtiendo dinero. Aquellos que tienen un nivel de ingresos muy elevado, con empleos normales, no se verían afectados", añadió el inversor. "A lo que me refiero es a un grupo de gente, de unas 50.000 personas entre los 310 millones de viven en EE UU, que ganan mucho dinero y paga solo un 16% o un 17% en concepto de impuestos. Esto no debería a afectar a aquellos que ganan 100.000 dólares o incluso 10 millones de dólares al año".

Posteriormente Buffet especificó aun más, en otra entrevista en la cadena de información económica CNBC: su propuesta ni siquiera afectaría a los que ganan 50 millones al año, sino a rentas posiblemente mayores.

Buffett, de 81 años, es el tercer hombre más rico del mundo, según la revista Forbes. Su fortuna personal se estima en 39.000 millones de dólares. En agosto publicó un artículo de opinión en el diario The New York Times en el que pedía al Gobierno de EE UU que "deje de mimar a los súperricos". Como ejemplo, decía que paga, porcentualmente, menos impuestos que su limpiadora, porque muchos de sus ingresos provienen de inversiones financieras.

El presidente Obama se pronunció muy pronto a favor de esa medida, empleando las palabras de Buffett como una razón de peso en su planteamiento de aumentar los impuestos a aquellos que ganen más dinero. Pronto, en Washington comenzó a circular el término ley Buffett para referirse a esa petición, aunque hasta la fecha la Casa Blanca no ha revelado qué límites de ingresos se emplearían para esa subida tributaria.

Según reveló Buffett este viernes, la Casa Blanca le pidió su permiso para emplear su nombre en la campaña de presión al Congreso para lograr ese aumento de impuestos, algo a lo que el inversor respondió de forma positiva. El equipo de gobierno ha hecho circular la idea de que ese aumento podría afectar a aquellos que ganan más de un millón de dólares al año, una idea de la que Buffett se ha distanciado en la ronda de entrevistas de este viernes.

La agencia Bloomberg efectuó recientemente una encuesta entre 1.031 inversores globales, que se pronunciaron mayoritariamente, en un 63%, a favor de la propuesta de Obama. Solo un 32% dijo oponerse a ella.

Los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes del Congreso, han criticado duramente al presidente, acusándole de haber abierto "una guerra de clases sociales", en palabras del líder conservador John Boehner.