Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Las dudas sobre el futuro de Tremonti llevan la presión contra la deuda italiana a máximos

La Bolsa de Milán cae más de un 3% por el futuro incierto del ministro de Economía

Alta tensión en Roma. La caótica situación política creada por los ataques del primer ministro, Silvio Berlusconi, a su ministro de Economía, Giulio Tremonti, sumada a las revelaciones judiciales contra la ex mano derecha del titular del Tesoro, Marco Milanese, y los juicios negativos de las agencias de calificación al ajuste fiscal decidido por el Gobierno han metido a Italia en el torbellino de la especulación. La Bolsa de Milán ha perdido cerca de un 3,5% arrastrada por las fuertes caídas de los bancos, mientras la presión contra la deuda pública ha marcado récords negativos en los mercados secundarios tras subir su prima de riesgo en 20 puntos básicos de golpe hasta marcar un máximo en 247.

Alarmado por la reacción de los mercados a sus propias palabras sobre Tremonti y a su anuncio de que el Parlamento retocará el ajuste fiscal para hacerlo menos impopular, Silvio Berlusconi ha invitado a comer al ministro de Economía y al número dos del Gabinete, Gianni Letta, y al final ha emitido una nota en la que ha reforzado la situación del ministro y ha asegurado que la modificación presupuestaria se aprobará antes del verano.

La salida de tono del primer ministro ha abierto la veda en las salas de operaciones, donde se habla de un ataque especulativo contra Italia, e incluso el ya ex Gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, nuevo director del Banco Central Europeo a partir de noviembre, ha salido a la palestra para defender el ajuste diseñado por Tremonti. "Es un paso importante hacia la consolidación de las cuentas públicas", ha dicho antes de añadir un mensaje de calma sobre los bancos: "Son sólidos".

Nada de eso ha evitado que creciera el diferencial entre los bonos italianos a 10 años y los Bund alemanes, que es el diferencial que fija la llamada prima o riesgo país: primero la brecha ha subido siete puntos hasta los 228, en una segunda oleada ha superado los 231 y ha acabado tocando los 247. Durante la mañana, la tasa de los títulos de Estado italianos ha subido un 5,36%, lo que equivale a un gasto extra para el erario público de más de 3.600 millones de euros según los cálculos de La Stampa. La tendencia, en cualquier caso, se había manifestado ya en días pasados.

El líder de la oposición, Pierluigi Bersani, ha lanzado un mensaje de alarma al afirmar que Italia está en riesgo, y ha criticado tanto la actitud indolente de Silvio Berlusconi, que hoy ha anunciado que renuncia a la reelecciónc, como la iniquidad del ajuste financiero: "Entre el marasmo evidente del Gobierno, y un reajuste que da un enorme golpe al gasto social y pone interrogantes sobre las reales perspectivas de estabilidad, creo que Italia corre en estas horas serios riesgos".

Bersani ha criticado además que Berlusconi dé muestras de su debilidad y de la división del Gobierno en público: "Si no está en condiciones de hablar claro al país debe marcharse, no podemos continuar así, hace falta un acto de responsabilidad".