Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El Ibex cierra su peor semana del año por el castigo a Italia

La Bolsa española cede el 2,58% y pierde los 10.000 puntos con los bancos liderando las caídas.- La prima de riesgo española se acerca de nuevo a sus máximos

Otra vez jornada negra en los mercados. Sobre todo, en los mediterráneos. La semana pasada era Grecia quien preocupaba de forma destacada a los inversores. El martes le tocó a Portugal sufrir el mayor castigo contra los llamados periféricos del euro tras la decisión de Moody's de rebajar su deuda al nivel del bono basura y el miércoles fue Irlanda quien ocupó su lugar en el centro de la diana. Hoy, sin embargo, está siendo Italia el epicentro de las turbulencias. El temor a que no cumpla los objetivos de déficit, el riesgo de que sus bancos salgan mal parados en las pruebas de resistencia a la banca -cuyos resultados se publicarán el viernes que viene- y los rumores que corren sobre la posible dimisión del ministro de Finanzas, Giulio Tremonti, ha provocado una avalancha de órdenes de venta en Bolsa. España no podía quedarse fuera y ha sufrido casi con la misma intensidad que Italia. El Ibex ha vivido su peor semana en lo que va de año volviendo a perder los 10.000 puntos (una caída del 5,3%) y la prima de riesgo española roza de nuevo sus máximos con 282 puntos básicos.

Los bancos españoles caen en el Ibex entre un 3% y más de un 4%

En general todos las bolsas europeas se daban a la vuelta a media mañana, con los bancos de la periferia de la zona euro bajo presión por los temores a un contagio de la crisis de deuda en la región. Los datos de paro de Estados Unidos, bastante peores de lo esperado, han acentuádo el pesimismo. En Italia, la entidad Unicredit, por ejemplo, ha perdido un 6% (un 10% semanal), el Banco Popolare prácticamente lo mismo, Intesa San Paolo, más del 4%; el conjunto de banca de Italia se dejaba casi un 5%. La Bolsa de Milán ha retrocedido un 3% y, no muy lejos, el Ibex 35 le ha secundado con pérdidas del 2,58%. Los bancos españoles se han dejado entre un 3% y más de un 4%. También se ha resentido el euro, que ya está por debajo de 1,43 dólares.

De la renta variable, las dudas se han extendido a los mercados de deuda soberana, donde la prima de riesgo italiana, que ya venía cotizando al alza durante las pasadas jornadas ha alcanzado por primera vez desde que el país entró en el euro los 245 puntos básicos. Tras este repunte, la prima o riesgo país, que es el diferencial entre los bonos a 10 años frente a los alemanes, de referencia, hoy está un tercio más alta que al cierre de la semana pasada.

Como resultado de ese ascenso de la prima, coincidiendo con el día en que Silvio Berlusconi ha anunciado que no se presentará a las próximas elecciones generales del país transalpino, la rentabilidad que se ofrece en el mercado secundario por la deuda de Italia se estaba acercando cada vez más durante la mañana a la que paga España. Los 245 puntos básicos de la prima de riesgo italiana han estado a solo 35 de la prima española, aunque después esta última también se ha disparado, hasta los 282. La ocasión en la que el diferencial entre ambas fue menor hay que buscarla en julio del año pasado, precisamente cuando se hicieron las primeras pruebas de esfuerzo a la banca europea.

Entonces los resultados fueron bastante positivos para los bancos españoles y la distancia con los bonos italianos se recortó hasta quedarse a 17 puntos básicos: 120, la italiana; 137, la española. Del otro lado, la mayor diferencia entre ambas primas de riesgo en el último año, 90 puntos básicos, se alcanzó en diciembre de 2010, cuando Irlanda ya había caído, se empezaba a hablar de Portugal (cuya prima ha vuelto a superar hoy los 1.000 puntos básicos), y muchos auguraban una inercia de contagios en la que España era la siguiente ficha de dominó.

Ahora llegan las segundas pruebas, que se publicarán el viernes que viene, y el mercado se anticipa hoy penalizando tanto a las entidades italianas como a las españolas. El próximo presidente del Banco Central Europeo y todavía gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, ha hecho público un comunicado en el que afirma que está "seguro" de que los bancos italianos superarán los exámenes, "confirmando su adecuado nivel de capitalización".

Y como telón de fondo, parece que un escándalo de corrupción está teniendo bastante que ver con los pesares financieros italianos. Corren rumores de que el ministro de Finanzas, Giulio Tremonti, podría dimitir tras verse envuelto en un asunto turbio que incumbía, en principio, al exconsejero Marco Milanese. Este abandonó el ministerio después de que se le interrogara acerca de presuntos negocios ilegales con empresarios. Tremonti ha estado viviendo en una casa pagada por Milanese hasta hoy, día en el que ha anunciado que recogerá sus cosas y se marchará.

Berlusconi ha invitado hoy a Tremonti a una "comida de trabajo" para discutir la agenda que ambos deberán "confrontar juntos", según un comunicado del primer ministro. Además, el periódico La Repubblica atribuye también a Il Cavaliere unas declaraciones en las que afirma que Tremonti "no es parte del equipo". Berlusconi las ha desmentido en otro comunicado.