El apoyo de Alemania facilita la llegada de Draghi al BCE

El respaldo de Merkel era el único escollo que le quedaba al banquero italiano en su camino a sustituir a Trichet a partir del próximo noviembre

La canciller alemana, Angela Merkel, ha confirmado hoy su apuesta sobre quién será, a partir del próximo noviembre, el nuevo presidente del Banco Central Europeo (BCE): el italiano Mario Draghi, que con el apoyo de Berlín supera el último escollo importante para sustituir a Jean-Claude Trichet al frente del instituto emisor europeo. "Las necesarias conversaciones previas a nivel nacional e internacional están lo suficientemente avanzadas como para hacer este anuncio", ha confirmado el portavoz oficial del Gobierno de Merkel, Christoph Steegmans.

Antes de la confirmación del Ejecutivo, Merkel había afirmado en una entrevista al periódico Die Zelt, que Draghi, de 63 años, es un candidato "con mucha experiencia" y una persona "muy próxima" a las ideas de Berlín por lo que respecta a la lucha contra la inflación, la máxima preocupación de Alemania a la hora de abordar la política monetaria de la eurozona. Por este motivo, ha añadido, "Alemania podría apoyar su candidatura a la presidencia del BCE".

Más información
Alemania quiere más tiempo para decidir una ayuda adicional a Grecia
Draghi empieza a preparar a la eurozona: los tipos subirán
Berlusconi le pide a Bini Smaghi que abandone el Consejo del BCE
Draghi, el favorito de Estados Unidos

"Conozco a Mario Draghi, un profesional muy interesante y con mucha experiencia, muy cercano a nuestras ideas de estabilidad y sólidez de la política económica", asegura Merkel en sus primeras declaraciones en las que muestra de forma expresa su apoyo al aspirante italiano.

Aunque el Ministerio de Hacienda alemán, dirigido por Wolfgang Schäuble, ya se había mostrado a favor de Draghi, faltaba conocer la opinión de Merkel, que es quien tiene la última palabra sobre el futuro sucesor del actual presidente del BCE, Jean-Claude Trichet. El candidato italiano, presidente del Banco de Italia desde 2006, lleva varios meses en la campaña por la sucesión de Trichet con una agresiva retórica acerca de la necesidad de subir los tipos de interés dirigida a conseguir apoyos entre el ala más dura del banco.

La decisión sobre el relevo de Trichet puede adoptarse en la próxima cumbre europea de junio. El máximo competidor de Draghi, el presidente del Bundesbank, Axel Weber, uno de los más furibundos halcones -defensores de la más férrea ortodoxia antiinflacionista del Eurobanco-, se apeó de la carrera a mediados de febrero en un movimiento sorprendente, ante la "falta de apoyo" de varios líderes europeos a su visión de la política monetaria, tras oponerse a la decisión del BCE de comprar deuda pública en los países con mayores problemas.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Discípulo de los Nobel de Economía Franco Modigliani y Robert Solow, el economista italiano ocupó la dirección ejecutiva del Banco Mundial entre 1984 y 1990. Asimismo, con anterioridad a su nombramiento como banquero central en 2006, Draghi fue responsable del Tesoro italiano en los años 90 y trabajó para Goldman Sachs entre 2002 y 2005.

Mario Draghi, gobernador del Banco de Italia, y Olli Rehn, comisario europeo, en Bruselas.
Mario Draghi, gobernador del Banco de Italia, y Olli Rehn, comisario europeo, en Bruselas.GEORGES GOBET (AFP)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS