Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Draghi empieza a preparar a la eurozona: los tipos subirán

El futuro presidente del BCE dice que hay que contener la "emergencia" de las tensiones inflacionistas

El que será casi con toda seguridad el próximo presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ya ejerce algunas de sus futuras funciones. Fiel a su reputación de guardián de la ortodoxia monetaria, hoy ha comenzado a preparar a los países de la eurozona para lo que antes o después tendrá que llegar: nuevas subidas de los tipos de interés para contener las presiones inflacionistas.

Draghi, todavía al frente del Banco de Italia, ha hablado en términos europeos y en el feudo de los que le han dado el apoyo más importante para suceder a Jean-Claude Trichet (una vez desestimada la opción de que el cargo fuera para un alemán): un congreso económico en Berlín organizado por la CDU, el partido de la canciller germana, Angela Merkel.

El economista italiano ha dicho que los países de la eurozona deberán contar con nuevas subidas de tipos de interés , porque las presiones inflacionistas "pueden debilitar la solidaridad del crecimiento económico". Draghi ha afirmado que deberán estar preparados para esto "a largo plazo", si bien se ha referido también a la necesidad de actuar contra la inflación como una "urgencia".

"La política monetaria tendrá en cuenta la emergencia de las tensiones inflacionistas", ha asegurado el supervisor bancario, añadiendo que es perentorio que las economías "contengan" el desbocado déficit público. Por otra parte, también ha considerado que "el sistema financiero se encuentra en recuperación".

Draghi presidirá el BCE a partir de octubre, cuando concluya el mandato de Trichet. Para ello ya cuenta con la aprobación de los socios del euro, y solo falta el trámite de que los jefes de Estado y de Gobierno lo ratifiquen en junio.

El italiano ha expresado algunos de los principios que a su juicio deberán regir en la zona: "Para asegurar la estabilidad financiera en la unión monetaria, tres condiciones han de ser satisfechas en cada país miembro: estabilidad de precios, disciplina fiscal y políticas económicas que conduzcan al crecimiento. La primera ha sido y será asegurada por el BCE, pero en algunos países no tenemos la segunda ni la tercera".