Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel y Sarkozy imponen un pacto sobre competitividad en la UE

Los dirigentes de Alemania y Francia aprovechan su peso político para fijar las prioridades de la agenda

Hablando de "un eje entre Francia y Alemania extremadamente fuerte al servicio de una cooperación económica" en Europa, el presidente francés, Niclas Sarkozy, y la canciller germana, Angela Merkel, han presentado hoy como un hecho consumado la inmediata asunción por los 17 países que comparten la moneda única de "un Pacto de Competitividad que pruebe que la cooperación económica es cada vez más estrecha".

Tras las amarguras y complicaciones del año pasado, ha dicho Merkel, "queremos que 2011 sea el año de la confianza recuperada" en Europa. "Queremos demostrar que queremos converger, lo que supone establecer una cooperación económica más estrecha", ha añadido. Ante la posición de fuerza de Berlín y París, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha anunciado a través de Twitter que "se añade al paquete financiero el refuerzo de la coordinación de las políticas económicas de la zona euro para una mayor competitividad".

Las grandes líneas de esa nueva cooperación orientada a la convergencia de las economías europeas, entre las que se incluye la controvertida propuesta de suprimir las cláusulas de revisión salarial que España rechaza, se las presentarán Sarkozy y Merkel a los restantes socios durante el almuerzo que está teniendo lugar ahora mismo en Bruselas dentro del Consejo Europeo. Además, del Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero, el Ejecutivo belga, país en el que también existen las cláusulas de revisión salarial, ha adelantado que rechazará la medida. "Debe haber una mayor cooperación económica, pero los Estados miembros deben tener el espacio libre necesario para llevar a cabo sus propias políticas ", ha afirmado el primer ministro Yves Leterme.

El objetivo es que los detalles de aplicación sean discutidos en una cumbre de los países de la zona euro a celebrar en marzo, antes del Consejo Europeo regular previsto para finales de mes en que se invitará a los demás a sumarse al proyecto. Esa cumbre extraordinaria se escenificará "para que el mundo entero entienda el compromiso", según el presidente francés.

Se trata de pactar "un plan estructural para dar la respuesta que necesita Europa", ha insistido Sarkozy, quien como la canciller ha subrayado que los beneficiarios del esfuerzo en pro de la mayor competitividad serán los ciudadanos europeos. Ninguno de los dos, sin embargo, ha querido comentar si se han limado diferencias en torno a la propuesta de flexibilizar el fondo de rescate.