Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un acuerdo histórico

Merkel reconoce que España "ha hecho los deberes y va por muy buen camino"

"La Unión Europea y la moneda común es una unión de derechos y deberes, que genera beneficios y comporta responsabilidades", asegura Zapatero

¿Eres español y te has ido a trabajar a Alemania hace menos de un año? ¿Eres alemán y trabajas en España desde hace menos de 12 meses? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Las reformas llevadas a cabo por el Gobierno han recibido esta tarde el aval de la canciller alemana, Angela Merkel, de visita en España para asistir a la cumbre hispano-alemana e impulsar el pacto de competitividad europeo. "España ha hecho los deberes y va por muy buen camino", ha subrayado Merkel en una rueda de prensa conjunta con el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Merkel ha reconocido que en "España se han hecho grandes cosas, grandes logros y constantes reformas, que permiten cambiar el rumbo de España". La canciller ha alabado que las medidas se hayan hecho en acuerdo con sindicatos y patronal, en alusión al gran pacto social firmado ayer.

El presidente español le ha explicado a la dirigente alemana las medidas aprobadas por el Ejecutivo, especialmente el pacto social y la reforma de las cajas de ahorro. Merkel, siempre según fuentes de Moncloa, las ha valorado positivamente y se ha mostrado convencida de que con las explicaciones sobre la reorganización del sistema financiero español "se ha recuperado la confianza" en la economía española y en el euro.

España, dispuesta a sumarse al pacto entre Alemania y Francia

Zapatero ha subrayado la importancia de recuperar el diálogo social y ha abogado por extenderlo a nivel europeo. Merkel ha dicho que el diálogo social es muy beneficioso y ha recordado que Alemania tuvo que aprobar hace seis años medidas impopulares sin el apoyo de los sindicatos.

La canciller alemana ha hecho además hincapié en la necesidad de que se apruebe el "plan de competitividad", que se presentará en el Consejo Europeo de marzo, a cuyo visto bueno condiciona la ampliación del fondo europeo de estabilización de 750.000 millones; así como su flexibilización para permitir, por ejemplo, que los países más vulnerables puedan recomprar bonos en el mercado secundario y aliviar la presión sobre su deuda.

El plan con el que Merkel quiere avanzar hacia la armonización de las políticas económicas y fiscales -pactado con el presidente francés Nicolas Sarkozy- incluye medidas ya adoptadas por España, como el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años, pero también otras nuevas, como la desvinculación de los aumentos salariales y la inflación, o la prohibición legal o incluso constitucional de incurrir en déficit, a imitación de lo que ha hecho Alemania.

Zapatero, que ha dado su respaldo al proyecto de Merkel, ha asegurado que el euro ha ocupado gran parte del diálogo bilateral de esta mañana. "La zona euro es el proyecto político y económico más ambicioso" de Europa, ha afirmado el presidente, que ha dicho que "el euro es fuerte pero que vamos a fortalecer aún más la moneda común".

El presidente español ha dicho que para mejorar la moneda común hay que mejorar la competitividad, la productividad, hay que adaptarse a las estructuras financieras del estado de bienestar y al mercado laboral. La canciller ha recordado que el euro es un proyecto político y que si cae el euro cae Europa. "Alemania respalda el euro", ha dicho.

Demasiado puntual

La jornada de Merkel en España ha empezado en el palacio de La Zarzuela. La canciller alemana ha sido recibida por el Rey, quien la ha saludado en inglés y ha bromeado sobre la puntualidad de la canciller, ya que ésta ha llegado al encuentro minutos antes de la hora programada.

Durante la posterior reunión privada en el despacho del Rey, el jefe del Estado español y la canciller alemana han tenido ocasión de abordar las últimas iniciativas españolas y europeas para superar la crisis económica y financiera, informa Efe.

La estancia en Madrid de la canciller alemana, Angela Merkel, solo va a durar seis horas, pero aún así esta cita es "la más importante de los últimos años entre España y Alemania", en palabras de Zapatero. Y no solo por la participación de seis ministros por cada parte o por la novedosa participación en el almuerzo de Moncloa de responsables de grandes empresas -como Cesar Alierta (Telefónica); José Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola); o José Manuel Entrecanales (Acciona)-, dirigentes sindicales y patronales -Ignacio Fernández Toxo (CC OO); Cándido Méndez (UGT); Michael Sommer (Confederación Alemana de Sindicatos); o Juan Rosell (CEOE)- y responsables de las respectivas confederaciones de cajas de ahorros.