Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un acuerdo histórico

Toxo y Méndez rechazan la propuesta de Merkel de ligar los salarios a las ganancias

Los sindicatos responden que en España la actualización de los salarios se ha hecho en los últimos años teniendo en cuenta la evolución de los precios y de la productividad

Poco o nada han tardado los líderes sindicales en responder a la canciller alemana Angela Merkel, que ayer reclamó que los salarios estén ligados al crecimiento de los beneficios, y no a la evolución de la inflación. Para Ignacio Fernández Toxo, de Comisiones Obreras, y Cándido Méndez, de UGT, sería un error que en España los sueldos dejaran de tener como referencia el IPC y solo se ligaran a la productividad, según han explicado en una rueda de prensa dada junto al presidente del principal sindicato alemán (DGB) y de la Confederación Sindical Internacional, Michael Sommer.

La demanda de Merkel es una de las peticiones clásicas del Banco de España y los organismos internacionales cada vez que analizan la negociación colectiva en España y la composición de los salarios. El argumento es que dado que la economía española tiene un grave problema de productividad y competitividad ligar las retribuciones a estos conceptos estimularía su crecimiento. También defienden que la estrecha relación entre salarios e inflación, no contribuyen a mantener a raya a esta última, más en un país tradicionalmente inflacionista como es España.

UGT y CC OO rechazan estos argumentos explicando que en España la actualización de los salarios se ha hecho en los últimos años teniendo en cuenta la evolución de los precios y de la productividad. No obstante, este año la recomendación del pacto que sindicatos y patronal firmaron a comienzos de año y que sirve de guía en la negociación de convenios ha sido la de la moderación salarial al aconsejar una subida entre el 0% y el 1%.

Por su parte, el sindicalista alemán, Sommer, reclamó a Merkel que deje de marcar el camino por donde tienen que caminar el resto de países. "La historia nos dice que nos ha ido mal cuando le hemos dicho a los demás lo que tenían que hacer", ha agregado.