Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China aumenta su ritmo de crecimiento al 10,3%

El espectacular progreso de sus cuentas fortalece al gigante asiático en su posición de segunda potencia mundial

Los datos del crecimiento anual de China la confirman en su papel de segunda gran potencia económica mundial precisamente durante elos días en los que el presidente de la nación asiática, Hu jintao, visita Estados Unidos, su gran rival -y al mismo tiempo aliado- en el campo del comercio y las finanzas. Según ha informado hoy la Oficina Nacional de Estadísticas del país, el Producto Interior Bruto (PIB) creció el 10,3% el pasado año, con lo que mejora el 9,2% de 2009, mientras que el Indice de Precios al Consumo (IPC) anual se situó en el 3,3%.

Una vez más, el motor de la economía china fueron las exportaciones, que registraron un fuerte incremento en la última parte de 2010. Según la Administración General de Aduanas (AGA), las ventas al exterior en 2010 crecieron un 31,3% alcanzando un valor de 1,58 billones de dólares. El repunte ha tenido lugar en medio de la controversia generada por las acusaciones a Pekín de otras potencias, como Estados Unidos, de mantener artificialmente bajo el valor de su moneda, el yuan, lo que las hace más baratas y aumenta su competitividad. Por lo que respecta a la actividad en el interior del país, también aumentaron las importaciones con un incremento del 38,7% hasta 1,39 billones de dólares.

Tanto el índice de precios como el de crecimiento avanzaron por encima de las previsiones del Gobierno, lo que en el caso de la inflación, que se esperaba que cerrarse el año en el 3%, no es positivo. La falta de control sobre los precios introduce dudas sobre los esfuerzos de Pekín por evitar el sobrecalentamiento de su economía a través del paulatino aumento de las reservas exigidas a la banca, con lo que se refuerza la hipótesis de una posible subida de tipos a medio plazo. Gracias a estas medidas, el Índice de Precios al Consumo, en este caso medido mensualmente, moderó su repunte desde el máximo de noviembre, cuando marcó un 5,1% en tasa interanual por primera vez en dos años, hasta el 4,6%.

Tomando como referencia solo el último trimestre de 2010, el PIB aumentó un 9,8% con respecto al mismo mes de 2009, dos décimas más que en el tercer trimestre . En términos nominales, el valor nominal del PIB de China alcanzó los 6,05 billones de dólares en 2010, con lo que pone distancia de por medio con respecto a que hasta ahora era la segunda potencia mundial, Japón, que aunque publicará sus datos en febrero ya ha admitido que le han adelantado. Según todas las previsiones, el valor del PIB del país ha cerrado el ejercicio en 5,5 billones.

Con vistas al futuro, las autoridades temen un repunte de la inflación durante el Festival de Primavera o fiestas del Año Nuevo Chino en las próximas semanas por el incremento de la demanda de los alimentos y la consecuente subida de los precios. Más allá de la inflación, el Gobierno afirma que China consolidará en 2011 sus logros económicos pese a los efectos de la crisis financiera, con un desarrollo económico sostenido y relativamente rápido. En este sentido, según los datos oficiales, el ingreso per cápita de los residentes urbanos chinos -el medio rural es otra historia- aumentó el 7,8% respecto a 2009.