Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El Gobierno avisa a las comunidades que "a quien no cumpla con el déficit, le va a hacer cumplir"

La deuda de las autonomías supera el 10% del PIB por primera vez en 20 años tras aumentar al doble de velocidad que en la Administración central

La deuda acumulada por las comunidades superó durante el tercer trimestre del año el 10% del PIB por primera vez desde que arranca la serie histórica en 1990 y ha crecido al doble de ritmo que en la Administración central, según los datos publicados hoy por el Banco de España. Además, ante las críticas de que, por su culpa, el Estado no va a alcanzar los objetivos de consolidación fiscal, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha mostrado totalmente convencido de que "el 99% de los gobiernos autonómicos y locales" respetará este compromiso. Eso sí, ha avisado de que, "a quien no lo cumple, el Gobierno le va a hacer cumplir".

En opinión de Zapatero, este repunte de la deuda es "normal", pero ha insistido en que la inmensa mayoría de las autonomías cumplirán el objetivo de déficit -más preocupante desde el punto de vista de los mercados financieros- del 2,4% del PIB para final de año. Según ha añadido, los comentarios de los analistas en sentido contrario se deben a su desconocimiento del sistema español. En este sentido, ha destacado que las comunidades, que junto a los Ayuntamientos representan la mitad del gasto del Estado, están sometidas al control del Gobierno central, ya que no pueden emitir deuda sin la autorización del Ministerio de Economía.

Zapatero está convencido de que "la inmensa mayoría de las administraciones" están siendo corresponsables con el esfuerzo de reducción del déficit y de moderación de la deuda. Y a quien no cumple con los compromisos adquiridos, aseguró que el Gobierno le hará cumplir, como ha demostrado con algún "ejemplo reciente", una velada referencia a la negativa que dio al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, cuando éste le pidió poder refinanciar la deuda del Ayuntamiento. Asimismo, ha avanzado que será estricto con "alguna comunidad autónoma", aunque no ha dado más detalles.

La deuda del Estado sube al nivel más alto desde 2000

Según los datos del Banco de España, en el conjunto del Estado, la deuda alcanzó el 57,7%, su nivel más alto desde 2000 por el gasto asociado a las medidas de estímulo puestas en marcha tras los primeros envites de la crisis y el aumento de la partida vinculada al desempleo.

Frente al mismo periodo de 2009, el pasivo en circulación del Estado aumenta un 16,26% hasta los 611.198 millones. En comparación con el segundo trimestre, el ascenso es del 1,89%. Pese al repunte, se mantiene por debajo de la media de la eurozona y seguirá así durante los próximos años, ya que el Gobierno confía en acabar 2010 en el 62,8% y cerrar 2011 en el 68,7%. Del total de la deuda a cierre del tercer trimestre, la Administración central acumula la mayor parte con 467.348 millones, el 44,1% del PIB y un 14,95% más que hace un año, mientras que los Ayuntamientos son las responsables del 3,4%, ligeramente por debajo del dato de finales de junio pero un 4,6% por encima de su nivel de hace un año.

No obstante, el mayor repunte se ha registrado en las comunidades, que han aumentado su deuda en un 27% frente al tercer trimestre de 2009. Dentro de los esfuerzos para devolver la sostenibilidad fiscal a las cuentas públicas, las autonomías han pasado a ocupar el centro de atención de los mercados a pesar de que la mayor parte del desfase financiero -y de los trabajos para reducirlos- recaen sobre la Administración central. La razón es que frente a la determinación del Gobierno y el Ministerio de Economía para alcanzar los objetivos comprometidos ante Bruselas, los Ejecutivos regionales se han mostrado más lacios a la hora de sacar la tijera.

Diana de los inversores

Por este motivo, también se han convertido en la diana de las dudas de los inversores. De hecho, la agencia Moody's ha justificado la revisión de la nota de solvencia de España de esta semana por la falta de control del Ejecutivo central sobre las cuentas de las autonomías.

Para aplacar el acoso de los mercados, el Ejecutivo se ha marcado entre sus objetivos inmediatos aumentar la transparencia de las finanzas públicas, así como la del sector financiero, otro de los focos de tensión de la crisis. Dentro de esta ofensiva, ha decidido adelantar a la semana que viene la publicación de los datos de Ejecución presupuestaria.

En ellos también se incluyen las cifras sobre déficit público, que por principio preocupa más que la deuda en sí ya que si se gasta más de lo que se ingresa difícilmente se podrá cumplir con los acreedores. De ahí que aunque España mantiene unos niveles inferiores de deuda con respecto a la de otros países del euro, incluso menor a la de Estados que no están sufriendo castigo por parte de los inversores como Alemania o Francia; sí registra uno de los mayores déficits -un 11,1% en 2009 y una previsión del 9,3% para este año- de la eurozona.