Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las compañías aéreas acusan a los controladores, pilotos y empleados de AENA de crear una "encrucijada" en el sector

La Asociación de Líneas Aéreas solicita una reunión urgente con el ministro Blanco y le piden que actúe de forma rápida

Las compañías aéreas que operan en España, españolas y extranjeras, culpan a los controladores aéreos, los pilotos y los empleados de AENA de crear una "encrucijada" en el sector de transporte aéreo español y le piden al ministro de Fomento, José Blanco, que actúe para arreglar la situación en una carta enviada a última hora del jueves. Las compañías también solicitan una reunión urgente "para contribuir a la identificación de las oportunidades que se nos presentan y de sus costes".

"Las compañías aéreas asistimos con preocupación a la encrucijada en la que se encuentra el transporte aéreo español como consecuencia de la resistencia al cambio de tres colectivos, cuya incidencia en el proceso productivo tienen enorme relevancia". Es el comienzo de la carta remitida por el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Pablo Olmeda.

Los tres colectivos a los que se refiere son, por este orden, los controladores aéreos, los pilotos y los empleados de Aena. De los controladores, las compañías sostienen, después de advertir que han apoyado "sin fisuras" el impulso político del Gobierno, que han culminado un proceso que se prolonga desde hace meses que "está suponiendo un deterioro significativo" en las cuentas de resultados de las empresas, "tanto por las reclamaciones de los clientes como por los sobrecostes y la magnitud del lucro cesante que se ha producido de forma radical el fin de semana pasado". "Y todo ello sin tener responsabilidad en los factores del deterioro o interrupción del proceso productivo", remata.

El siguiente ataque lo dedican a los pilotos, por el acuerdo entre el SEPLA y la Administración en la regulación de las horas de descanso. Las compañías aéreas piden al ministro que espere a la próxima normativa que está a punto de salir a la luz en Bruselas para todo el ámbito europeo, prevista para el día 20 de diciembre, que equiparará a todos los pilotos de Europa. Según las compañías españolas, el acuerdo con los pilotos españolas supone un agravio comparativo con las compañías competidoras.

El tercer eslabón de las quejas de ALA se refiere a los empleados de Aena, por su oposición a "una privatización que las compañías han venido apoyando expresamente, con las premisas de cohesión y homologación que mantengan el sentido de red de Aeropuertos del Estado y preserven los criterios de transparencia y equivalencia que se proclaman en la directiva comunitaria".