Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre de Seúl

El ministro de Finanzas irlandés asegura que el país tiene fondos hasta junio de 2011

Los países europeos representados en Seúl aclaran que el fondo actual no contempla que los inversores privados de los bonos irlandeses asuman pérdidas.- El diferencial de las deudas de Irlanda, España y Portugal se recupera ligeramente

El ministro de Finanzas irlandés, Brian Lenihan, ha asegurado que su país está totalmente financiado hasta junio de 2011 y que tiene reservas en efectivo sustanciales. Sale así al paso del debate abierto por Alemania y Francia para incorporar a los propietarios privados de títulos de deuda pública al mecanismo de rescate de la UE, que ha echado sal en la herida de Irlanda, cuyas cuentas públicas se tambalean por la debacle del sector financiero. Irlanda "no requiere la aplicación del plan", ha declarado Lenihan en tono tranquilizador.

Ante el creciente castigo de los mercados, el primer ministro irlandés, Brian Cowen, se ha quejado de la falta de previsión de Berlín y París al lanzar esas propuestas en un momento en que la prima de riesgo irlandesa (el diferencial con el bono alemán) está disparada, aunque hoy esté volviendo al redil de las semanas previas, antes de que aflorasen las ideas de salvar a la isla. Una inquietud que los cinco países de la UE representados en la cumbre del G-20 trataron de contrarrestar con un comunicado emitido esta mañana.

Primero, la canciller alemana, Angela Merkel, reiteró el mensaje lanzado ayer por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, y mantuvo que el fondo de rescate europeo está preparado para acudir en ayuda de Irlanda y evitar así una suspensión de pagos. Luego, los ministros de Finanzas de Alemania, Francia, Reino Unido, España e Italia, han firmado una declaración conjunta en la que precisan que "lo que se debate en la zona euro sobre la participación privada en el futuro fondo permanente de estabilidad no afecta de ninguna manera a la deuda pública en circulación, ni a ningún fondo vigente".

Esta aclaración por parte de los países europeos ha servido para que el diferencial de la deuda de los países puestos en el punto de mira por los inversores se haya recuperado. Así, el diferencial de Irlanda baja 67 puntos básicos hasta los 554, lo que significa que Irlanda paga un 5,54% más por los bonos que vende que Alemania. El diferencial español ha bajado 6 puntos, hasta los 213, y el de Portugal 28, hasta los 416 puntos básicos. Las Bolsas europeas también han reaccionado positivamente. A media mañana, el Ibex, que había empezado la sesión con fuertes pérdidas, ganaba un 0,18%.

Tal y como ya enfatizó ayer la vicepresidenta económica española, Elena Salgado, el fondo temporal de rescate, dotado con 750.000 millones y vigente hasta 2013, excluye la opción de repercutir en los inversores privados el coste del rescate mediante una quita en sus títulos de deuda.

Las declaraciones de Berlín y París han alimentado las especulaciones sobre los títulos de deuda pública irlandeses, y de forma colateral, a los españoles y portugueses. "Son declaraciones que no han ayudado", indicó Cowen en una entrevista con el diario Irish Independent. "Han tenido consecuencias imprevistas, porque el mercado ha interpretado que se cuestionaba la viabilidad del mecanismo de rescate", añadió.

España tampoco ve con buenos ojos el debate. "Tienen todo el derecho a proponerlo", ha dicho el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre la propuesta franco-alemana, al término de la cumbre del G-20. Pero también dejó clara la oposición española a incorporar a los inversores privados en el mecanismo de rescate. "No será fácil que esto prospere", añadió tras subrayar que "España es contraria" a que esta propuesta salga adelante en diciembre, cuando la UE definirá las características del futuro fondo de rescate permanente.