Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La mayor crisis del Gobierno de Zapatero

Valeriano Gómez afirma que "España creará empleo en 2011"

El nuevo ministro de Trabajo asegura que no se siente "incómodo" aplicando la reforma laboral contra la que protestó.- "El corazón me pedía estar al lado de los trabajadores", explica

El nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha asegurado que el Gobierno anunciado ayer por José Luis Rodríguez Zapatero tratará de que la recuperación económica reanime el mercado laboral en un país en el que el paro duplica la tasa europea. "Creo que en 2011 en España se creará empleo neto, no demasiado empleo pero espero que podamos presentar un saldo positivo a final de año", ha declarado Gómez. En una entrevista en la Cadena SER, el nuevo ministro ha analizado el panorama que afronta España, con cuatro millones de parados y una necesidad de crecer a un ritmo fuerte para generar empleo. Según Gómez, por su estructura demográfica "España tiene capacidad de absorción alta de la mano de obra disponible, pero la recuperación, que se producirá, será lenta, más lenta que en otras ocasiones". De lo que se trata, a ojos del responsable de Trabajo, es de que "la recuperación sirva para generar empleos".

El relevo de Corbacho, cuyo nombramiento ha producido cierto revuelo porque asistió a la manifestación de la huelga general del 29-S, ha asegurado que no se siente "incómodo" a la hora de aplicar la reforma laboral contra la que protestó. "Yo no me siento incómodo defendiendo globalmente la reforma, pero en el clima antisindical que se creó en la huelga, en una situación en la que no se reconocía el papel de los sindicatos, me sentía con la obligación de estar cerca de ellos ", ha explicado. "El corazón me pedía estar al lado de los trabajadores", ha añadido.

Toxo le pide que sea "coherente"

El ministro que tendrá que aplicar la reforma, en cuya elaboración, diseño y discusión ha asegurado haber participado "plenamente", ha hecho hincapié en que para su desarrollo es necesario el diálogo con los agentes sociales. Por eso, las primeras llamadas telefónicas que hará como ministro serán a empresarios y sindicatos con la esperanza de poder retornar "pronto" al diálogo y a la senda de la concordia y del consenso social. "El objetivo debe ser restaurar el diálogo y pensar que todavía la política laboral española tiene muchos asuntos pendientes", ha advertido. Al respecto, el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, espera que sea "coherente" con lo que ha escrito y con su gesto de acudir a la manifestación y dé marcha atrás en la reforma laboral porque hay cosas en la misma que deben ser "reversibles". "Si no asumía la reforma laboral, tendrá que ver de qué margen dispone para cambiarla. Esto no va de reglamentos, algunas medidas ya están causando estragos. Con los reglamentos no es posible modificar cosas como lo que supone la reforma en materia de despido", ha asegurado Toxo en declaraciones a Antena 3.

Respecto a la salida de Gerardo Díaz Ferrán de la presidencia de la patronal, Gómez ha dicho a la SER que es importante que las organizaciones tengan "estabilidad, en su dirección, un buen nivel de representación interna" porque eso siempre ayuda al diálogo y beneficia a toda la sociedad. La buena sintonía con los sindicatos y su experiencia en asuntos laborales son las principales bazas de Gómez, economista del Instituto Universitario y de Investigación Ortega y Gasset y fue secretario general de Empleo entre 2004 hasta finales de 2006, durante la época de Jesús Caldera como ministro de Trabajo. Conectan, además, con los principales objetivos de Zapatero: restablecer la relación con los sindicatos, muy maltrechas desde la convocatoria de la huelga, y pilotar las dos reformas pendientes, la de pensiones y la de negociación colectiva. Proveniente de UGT, Gómez ha contado con la confianza de todas las partes durante la fallida negociación de la reforma laboral con los agentes sociales y sus recetas han servido de base para la elaboración del texto final. Al contrario de lo que ocurrió en la primera legislatura de Zapatero, cuando a Gómez le tocó gestionar la bonanza del empleo, al nuevo ministro le aguardan ahora momentos difíciles al frente de esta cartera.

Gómez tomará esta tarde posesión de su cargo en un acto que se celebrará a partir de las 20.30 en la sede del ministerio y tras jurar su cargo ante el Rey junto al resto de los nuevos ministros, informa Trabajo en un comunicado. Una de las primeras novedades operativas del departamento que dirigirá Gómez es que la Secretaría de Empleo, antes con rango de Secretaría General, pasará a ser Secretaría de Estado, según consta en el Real Decreto sobre la remodelación del Gobierno publicado hoy en el BOE. Se mantienen como secretarías de Estado la de Seguridad Social y la de Inmigración y Emigración, la primera ocupada desde hace seis años por Octavio Granado y la segunda, por Anna Terrón, que llegó al cargo hace sólo siete meses.