El PP propone un certificado de buena convivencia para los inmigrantes

El documento se tendrá en cuenta en la renovación del permiso de residencia o de trabajo

El Partido Popular va a jugar todas sus bazas en el tema de la inmigración para las próximas elecciones autonómicas en Cataluña y también para las municipales. su candidato en Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha viajado este domingo hasta Salt, en Girona, para desgranar más detalles de sus propuestas. Fernández Díaz ha anunciado un certificado de convivencia para los extranjeros expedido por los ayuntamientos.

El popular ha detallado que cuando los inmigrantes acudan a renovar sus permisos de trabajo o de residencia deberán contar con un certificado que indique que son personas que saben convivir. Eso es, que no tienen sanciones por actitudes incívicas, que llevan a sus hijos al colegio, que respetan la ciudad, que son buenos vecinos y que nadie se ha quejado de ellos, según ha indicado Fernández Díaz. El Ayuntamiento será el responsable de elaborarlo. Esas mismas fuentes indican que el certificado deberá ser tenido en cuenta para obtener la renovación del permiso de residencia o de trabajo, pero no será determinante.

Fernández Díaz ha propuesto también que para poder acceder a la vivienda social de un municipio haga falta como mínimo 10 años de empadronamiento en el lugar. "Hay que demostrar un mínimo de arraigo en la ciudad", ha dicho en un auditorio seducido por su discurso. Salt, con un 41% de inmigración, es uno de los municipios con más extranjeros de Cataluña y en marzo vivió un episodio de tensiones entre autóctonos e inmigrantes, que se enfrentaron frente al Consistorio. Esta propuesta figurará, según fuentes del PP, en el programa de las elecciones autonómicas. Para las municipales se reservan el certificado de convivencia.

El presidente del Partido Popular en el Ayuntamiento de Barcelona ha rescatado ambas medidas de su programa electoral en las elecciones municipales de 2007. Fernández Díaz se ha expresado sin tapujos en la exposición de su ponencia La inmigración, mismos derechos, mismas obligaciones. "Si los inmigrantes no cumplen las normas básicas de convivencia, no tendrán la posibilidad de permanencia en nuestro país", ha sentenciado.

La inmigración es uno de los platos fuertes del PP para las próximas elecciones catalanas del 28 de noviembre. Su programa electoral incluye que los ayuntamientos delaten a los sin papeles a la policía que estén inscritos en el padrón municipal. El censo municipal es básico porque garantiza el acceso a la sanidad y a la educación.

Montilla promete inversión para los barrios deprimidos y Mas replica que no hay dinero

El presidente de la Generalitat y candidato de los socialistas catalanes a la reelección, José Montilla, ha prometido hoy una nueva oleada de inversión en los barrios más deprimidos que ha cifrado en 200 millones de euros, para la próxima legislatura. Montilla ha pedido a sus militantes que no hagan caso de los sondeos desfavorables para los socialistas y ha recordado que "todo está por decidir". El líder de Convergència Artur Mas, ha replicado que las promesas de los socialistas son inaplicables porque "la caja de la Generalitat está vacía e incluso tiene telarañas".

Las políticas de los socialistas, son según Montilla, el único remedio para salir de la crisis económica, ya que Convergència i Unió aboga por una gestión privada de servicios como la sanidad y los transportes. "A quien quiere beneficiar el señor Mas?", se ha preguntado. El líder socialista también ha puesto en duda CiU quiere reducir la administración hasta un 20% pero sin despedir a nadie. "A quien quieren engañar?".

Los socialistas catalanes han aprobado hoy su programa electoral. Además de aumentar la inversión en los barrios más problemáticos, el PSC quiere instaurar una beca-salario para los jóvenes que ni trabajan ni estudian a cambio que se comprometan a iniciar una formación dirigida a encontrar un empleo. Los socialistas se desmarcan de sus socios de Esquerra Republicana asegurando que las multas lingüísticas por rotular las tiendas solo en castellano serán el último recurso y abogan por la mediación.

Los nacionalistas de Convergència i Unió, en un mitin casi paralelo al acto socialista, han restado toda credibilidad al programa de Montilla. El PSC no podrá aplicar su programa, ha asegurado Artur Mas, porque si gobierna lo tendrá que consensuar con sus actuales socios de Esquerra e Iniciativa. Además ha asegurado que la caja de la Generalitat está "vacía e incluso tiene telarañas".

Artur Mas no solo ha llamado a sus militantes a garantizarse una amplia victoria el 28 de noviembre. También ha comenzado a hablar de las elecciones municipales de mayo, en las que los nacionalistas aspiran a arrebatarle por primera vez al PSC la alcaldía de Barcelona. Mas ha dicho que "todo será más fácil" si los nacionalistas gobiernan la Generalitat y este ayuntamiento.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS