Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresarios catalanes meten presión a Rosell en Fomento

Lunes pasado. Junta de Fomento del Trabajo. La patronal catalana da el pistoletazo de salida a su proceso electoral, con cita para el 18 de octubre, y, ante los asistentes, Joan Rosell, el presidente, da un paso al frente para proclamarse de nuevo candidato. En su discurso, subraya, según dos de los empresarios que le escuchaban, la necesidad de "ganar peso en Madrid". Es el mismo día que el acosado presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, anuncia que el catalán Joan Gaspart será el segundo vicepresidente de Fomento, por la vía del Consejo de Turismo, en la patronal española. "Hubo sorpresa. Rosell puso toda la atención en Madrid, no hubo una sola alusión al futuro de la propia Fomento", señalaba uno de ellos.

Un puñado de empresarios barrunta meter presión a Rosell y la semana próxima decidirá si, tras "muchas conversaciones y reuniones", presenta una alternativa con su propio candidato a la presidencia o si le bastará con amarrar a Rosell para que asuma "más propuestas de transformación de la economía y las empresas catalanas y una revitalización del debate interno".

Las organizaciones provinciales de Fomento, representantes de la industria de artes gráficas y del textil "comparten esta preocupación". Si finalmente se diera el paso de optar con su candidato propio a la presidencia, las fuentes consultadas explican que se postulan dos: Joaquim Boixareu, miembro del lobby de empresarios catalanes Femcat, y Antoni Abad, presidente de la patronal vallesana Cecot. Ayer, Economia Digital avanzó que la iniciativa también la promueven el presidente de Ercros, Antoni Zabalza, y el presidente de la Unión Metalúrgica de Cataluña (UMC), Antoni Marsal.