Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El mayor plan de ajuste de la democracia

Salgado asegura que no se llegará a los cinco millones de parados pese al recorte del PIB

La ministra afirma que la próxima subida fiscal a los ricos no afectará al PIB ya que será "muy especializada"

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, ha afirmado hoy que la subida fiscal "que contempla el presidente" del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, será "muy especializada", por lo que no tendrá efectos sobre el crecimiento de la economía española, al contrario de lo que sucedería si se hiciera una subida impositiva generalizada. Además, aunque el Ejecutivo aún no ha determinado cómo afectarán tanto la subida de impuestos como el recorte del PIB anunciado ayer al empleo, ha descartado que España vaya a superar los cinco millones de parados. "Seguro que no, pero no hemos terminado todavía el cuadro macroeconómico", ha respondido a una pregunta de la prensa en ese sentido.

Según las anteriores previsiones del Ejecutivo, el paro bajará de aquí a final de año desde el 20,05% con el que cerró el primer trimestre hasta el 19%, una cifra que se sitúa por debajo de los cálculos del FMI (19,4%), y hará lo propio en 2011 hasta el 18,4%, lo que a su vez contrasta con la previsión del Banco de España de que volverá a subir en 2011 hasta situarse de nuevo al borde del 20%. Según los datos de población activa de la última EPA, llegar a los cinco millones de desempleados equivaldría a una tasa del 21,7%, 1,65 puntos porcentuales por encima de la actual o 387.300 desocupados más frente a los 4.612.700 que había a finales de marzo. Para encontrar un repunte de similar envergadura hay que retrotraerse al salto que pegó el paro entre finales de 2008 y el primer trimestre de 2009, cuando pasó del 13,91% al 17,36% (3,45 puntos porcentuales).

Sobre las previsiones macro del Ejecutivo que se conocerán en los próximos días, lo que ya sí se sabe es que las nuevas medidas aprobadas por el Ejecutivo para acelerar el recorte del déficit, sí que recortarán en medio punto el avance del Producto Interior Bruto previsto para 2011.

Por su parte, el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ha negado hoy que haya "improvisación" en las medidas planteadas por el Ejecutivo para hacer frente a la crisis, sino "capacidad de reacción" ante los "imprevisibles acontecimientos" que han ido surgiendo en materia económica y que la reforma fiscal llegará "en el momento oportuno". "Que no tenga duda la ciudadanía de que vamos a adoptar medidas para aquellos que más tienen", ha garantizado. No obstante, el Ejecutivo pisa terreno resbaladizo ante el creciente enfado de los sindicatos. El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, ha anunciado hoy que su sindicato "trabaja desde ya como si este país fuera a vivir una huelga general".

Salgado, en declaraciones a RNE, ha insistido en que esa "figura impositiva" para rentas más altas que está estudiando el Gobierno y que "está por definir" se concretará "en el momento oportuno" y será temporal, pero ha dejado claro que las personas que más tienen deberán hacer un esfuerzo adicional "al menos mientras dure la crisis". "Es verdad que una subida general de impuestos tendría efectos sobre el crecimiento, pero una subida muy especializada como sin duda va a ser la que está contemplando el presidente del Gobierno no tendrá efectos sobre el crecimiento sino sobre la redistribución del esfuerzo fiscal", ha comentado la vicepresidenta, que ha indicado que la reducción del gasto es lo que permitirá a España recortar su déficit público.

Sobre la previsión del Gobierno de que la economía crecerá un 1,3% en 2011, cinco décimas menos que lo estimado inicialmente, Salgado, que hoy está en Bruselas por la reunión del Ecofin y el Eurogrupo, ha defendido que es una previsión "muy conservadora", por lo que el Ejecutivo confía "en poder superar esa previsión". Además, ha añadido que el recorte también se debe a los diversos planes de austeridad aprobados en otros países como Dinamarca, Portugal e Italia, algunos de ellos también con subidas de impuestos a los más ricos.

La vicepresidenta ha reiterado que si el Gobierno hubiera sabido lo "fuerte" que venía la crisis habría "retrasado" la supresión del Impuesto sobre Patrimonio, que suponía unos ingresos de 2.000 millones de euros. "Son 2.000 millones de euros que no hemos tenido en el año más duro de la crisis", ha vuelto a reconocer antes de matizar que, no obstante, "no estaba bien diseñado". Tal y como estaba configurado, ha explicado, afectaba "mucho" a las clases medias, en un país donde hay "mucha clase media".

"Compromiso del presidente"

También el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, ha afirmado en una entrevista en Radio Euskadi que la reforma fiscal se llevará a cabo "en el momento oportuno". "Lo vamos a hacer porque es un compromiso del presidente del Gobierno", ha garantizado.

Según ha defendido, "no hay improvisación" en las medidas que ha anunciado el presidente, sino que "el rumbo del Gobierno está muy claro, pero los acontecimientos son imprevisibles tanto para el Gobierno español como para toda la Unión Europea y para todos los gobiernos del mundo". Pese a ello, Chaves ha añadido que tanto Bruselas como el Ejecutivo que preside Rodríguez Zapatero "han tenido capacidad de reacción" y que por ello han adoptado medidas que "afectan a las políticas sociales".

Sin embargo, ha asegurado, "el núcleo fundamental de la política social del Gobierno se mantiene" y, así, ese conjunto de partidas suponen unos gastos de "250.000 millones de euros". En comparación, ha indicado, las medidas para congelar "las pensiones en el año 2011, salvo las mínimas", y la reducción del sueldo a los funcionarios "no son más de en torno a los 4.000 millones euros".