Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las soluciones del Gobierno ante la crisis

Zapatero convoca para mañana en La Moncloa a CC OO y UGT

Los sindicatos amenazan con movilizaciones en contra del "recorte social" del Gobierno.- Méndez considera que el "duro" plan de ajuste supone "una quiebra del discurso" del presidente

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha convocado para mañana en La Moncloa a los líderes de los sindicatos CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, para explicarles las medidas de ajuste anunciadas hoy en el Congreso. Las dos mayores centrales han criticado duramente este plan para reducir el déficit, que entienden como "un recorte social" que se ceba con los sectores más débiles.

UGT y CC OO no han confirmado que vayan a convocar movilizaciones, pero sí han subrayado que las consideran "muy probables". Quien sí ha llamado a la movilización ha sido IU, que ha recordado que "ya no tienen excusas" para mantener su idilio con el Gobierno. De producirse una huelga general, sería la primera en las dos legislaturas de Zapatero. La última protesta masiva se produjo el 20 de junio de 2002 contra la propuesta de reforma del desempleo de José María Aznar.

Cándido Méndez, en una primera valoración en la cadena SER, ha manifestado que se confirma el propósito del Gobierno de "imponer un ajuste duro" que afectará a miles de familias españolas. El anuncio de la reducción del sueldo de los funcionarios en 2010 y su congelación en 2011, la supresión del cheque-bebé, la reducción del gasto social y de la ayuda al desarrollo supone, para este sindicato, "una quiebra del discurso político" de Zapatero, y "un cambio de escenario en las relaciones con las organizaciones sindicales". Méndez ha expresado, en cambio, su confianza en que el diálogo social no se vea afectado.

Preguntado por la actitud que adoptará el sindicato, Méndez no ha querido avanzar si tomarán medidas de presión, como huelgas generales, porque deben evaluar la situación "con mucho detenimiento", pero sí ha apuntado que en el ámbito de la función pública "es indiscutible que estas medidas son muy duras" y suponen "el incumplimiento de un acuerdo en vigor" al reducir el 5% sus salarios. También ha destacado por su gravedad la suspensión de la revalorización de las pensiones, salvo las mínimas y las no contributivas. Posteriormente, en un acto público, ha declarado a los periodistas que "con toda probabilidad" habrá movilizaciones en las próximas semanas en contra del "recorte social" del Gobierno.

Respuesta "conjunta"

Ignacio Fernández Toxo ha tildado de "injusto" y "antieconómico" el plan del Gobierno. En una rueda de prensa, el secretario general de CC OO ha afirmado que el presidente conoce el rechazo frontal de su sindicato y ha señalado que tiene tiempo para rectificar hasta el viernes, cuando el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar estas medidas, porque hay otras alternativas a lo que propone. De no ser así, habrá protestas, porque, en su opinión, el recorte merece una contestación "masiva" de los trabajadores, aunque no ha querido concretar de momento en qué forma o momento se producirá esta respuesta.

Con más contundencia se ha pronunciado IU. Para el coordinador federal de la coalición, Cayo Lara, habrá movilizaciones porque "Zapatero ha traspasado una raya roja" con unas medidas que son "de ajuste duro" e "impropias de un Gobierno que se llama socialista". Su portavoz parlamentario, Gaspar Llamazares, que ha dicho que la propuesta de ajuste es "un golpe de los mercados financieros al Estado de bienestar europeo" y un "ajuste antisocial que se ceba con los más débiles y que requiere una fuerte contestación social". En declaraciones en los pasillos del Congreso, Llamazares ha reprochado al jefe del Ejecutivo que haya "renunciado a una salida de la crisis desde la izquierda", apostando por recortar en gasto social y por una estrategia que, desde su punto de vista, "va también contra la democracia europea". El coordinador andaluz de IU, Diego Valderas, ha añadido que los sindicatos "ya no tienen excusas" para promover una gran movilización y ha llamado a la "rebeldía, a la huelga general" contra el "robo de Zapatero" a los más débiles.

La Unión Sindical Obrera (USO) ha rechazado las medidas, ya que implican que los ciudadanos paguen la crisis de las cuentas públicas que han causado los gobernantes, y ha emplazado a CC OO y a UGT a dar de forma unitaria una "respuesta contundente" en la calle. El sindicato CSI-CSIF también estudiará llevar a cabo medidas "legales" y movilizaciones. Su presidente considera que la reducción de los salarios a los funcionarios es "muy grave", "injusta" e "ineficaz".

Frente al torrente de críticas, el PSOE confía en que la ciudadanía entienda la necesidad de aplicar el recorte y no teme que los sindicatos convoquen una huelga general ni tampoco que los recortes se traduzcan en un castigo electoral. Así lo han comentado varios diputados socialistas y miembros del partido, como el diputado Antonio Hernando, que considera que se trata de una decisión "valiente" y "responsable", unas medidas "difíciles y duras para un Gobierno socialista" pero que son "absolutamente necesarias". Por su parte, el PP vaticina que se iniciará una etapa de contestación social e inestabilidad parlamentaria que puede provocar un cierre anticipado de la legislatura.