Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama presiona a Zapatero para que adopte reformas urgentes

El presidente de Estados Unidos llama a La Moncloa para reclamar al Gobierno español "medidas resolutivas para reforzar la confianza de los mercados"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, exhortó ayer por teléfono al presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, a emprender las reformas necesarias para superar los problemas económicos que sufre España, y que padece también la UE en su conjunto. El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, precisó que España es uno de los países europeos que "padecen algunos problemas sobre los que es necesario adoptar medidas para asegurarse de que no se extiendan". Ambos presidentes "hablaron de la importancia de que España adopte medidas resolutivas como parte del esfuerzo de Europa para fortalecer su economía y la confianza de los mercados", añadió Gibbs.

La llamada de Obama, acompañada de un comunicado de prensa posterior que deja patentes los requerimientos del Ejecutivo estadounidense, se produjo unas horas antes de que Rodríguez Zapatero explique hoy en el Congreso las medidas adicionales para reducir en menos tiempo el déficit excesivo de España. Zapatero cumple así la exigencia del Eurogrupo, que el domingo tomó esa iniciativa a la vez que activaba un mecanismo que movilizará 750.000 millones de euros para ayudar a países con problemas y, en definitiva, para sostener el euro ante los ataques especulativos por el temor al contagio de la crisis económica de Grecia.

Obama habló con Rodríguez Zapatero, en su calidad de presidente de turno de la Unión Europea, acerca de las medidas que se están adoptando en el Viejo Continente para hacer frente a la crisis fiscal, junto con otros asuntos, como la salud del Rey o la reciete visita a España del vicepresidente Joe Biden. Pero entre los asuntos que trataron salió a colación también el plan de reformas que hoy presentará el presidente español en el Congreso, y ahí Obama animó a Zapatero a tomar "medidas resolutivas" ante una situación que preocupa a EE UU por la importancia de la economía española y su peso en la eurozona. La interpretación de La Moncloa es diferente. Fuentes de La Moncloa indicaron que Obama llamó a Zapatero para agradecerle el trato dispensado en Madrid a Biden e interesarse por la salud del Rey, y que las demandas para tomar medidas contundentes están relacionadas con la situación de la economía europea en su conjunto.

La nota de prensa de la Casa Blanca dice textualmente: "El presidente Obama y el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero hablaron hoy [por ayer] por teléfono como parte de las consultas que está realizando el presidente con cercanos aliados sobre la situación económica global. Ambos discutieron de la importancia de que España adopte acciones resolutivas como parte de los esfuerzos europeos para reforzar sus economías y la confianza de los mercados. El presidente expresó el apoyo de EE UU a esos esfuerzos. El presidente también transmitió sus mejores deseos al rey Juan Carlos para que tenga una pronta recuperación de su reciente intervención".

Aunque la Casa Blanca insiste en que el presidente lleva semanas en contacto directo con varios Gobiernos europeos, el tono de esta breve nota muestra la preocupación de la Administración de Obama con el caso particular de España. La debilidad de la economía española y el deterioro de sus finanzas públicas también fue puesto en evidencia por políticos economistas y analistas en EEUU, que destacan el hecho de que España sea un país con más peso que Grecia o Portugal y con unos problemas estructurales que lastran la salida de la crisis. Ese sentido de urgencia para afrontar el problema fiscal también fue expresado por el FMI.

La Casa Blanca reiteró que está siguiendo muy de cerca las acciones que están adoptando los Gobiernos europeos para proteger al euro y limitar el contagio. "Les estamos animando a que adopten los pasos necesarios para lidiar con la situación", dijo Gibbs. Gibbs dejó claro que no se trata de adoptar una actitud de esperar a ver qué pasa, porque existe el temor real de que la crisis puede minar el repunte económico. "Es algo en lo que el presidente Obama y su equipo están activamente involucrados, para asegurar que no impacta innecesariamente en nuestra recuperación como en la recuperación de la economía global", remachó.