Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

Almunia insta a tomar medidas ahora que los mercados son "miopes" y exageran los riesgos

El Gobierno recoge el guante y se da plazo tres semanas para tomar decisiones sobre la reforma laboral.- Mañana anunciará el plan de recorte de altos cargos y empresas públicas

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de la Competencia, Joaquín Almunia, ha admitido que España y otros países tienen que tomar cuanto antes decisiones (en el caso español relacionadas con el proceso de consolidación fiscal, la reforma del sistema financiero y el paro), porque los mercados, en situaciones como esta, "son más miopes" que de costumbre. Y el Gobierno parece haber recogido el guante. "No ven los detalles, ven masas borrosas de problemas (...). El gran problema (en España) es el paro y eso exige decisiones, que los agentes sociales no se tiren los trastos a la cabeza y más colaboración", ha resaltado en declaraciones a la cadena SER tras la rebaja de la calificación de España anunciada ayer por Standard & Poor's.

"Todos estamos viendo cuál es la situación de los mercados. Por desgracia, los mercados están haciendo una evaluación exagerada de cuáles son los riegos, en particular de la deuda pública, y esa agitación es mala para todos", ha avisado Almunia.

Lo cierto es que el Gobierno está ultimando una serie de medidas que van en la dirección apuntada por Almunia. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha avanzado hoy que el Ejecutivo se da de margen tres semanas para tomar decisiones sobre la reforma laboral "en el caso de que la patronal y los sindicatos no lleguen a un acuerdo en el plazo de dos semanas".

A la vista de que es imposible cumplir con el anterior plazo, que finalizaba en abril, Corbacho defiende ahora que si en dos semanas la patronal y los sindicatos no llegan a un acuerdo en los temas principales para la reforma laboral "entonces cada uno deberá explicar por qué no se ha llegado a ese consenso". Aun así, el ministro ha confiado en la responsabilidad de los agentes sociales. Entre las actuaciones más urgentes que el Gobierno plantea para superar el auge del paro está la reducción de la alta temporalidad del mercado laboral, para lo que podría optar por la fórmula del contrato de fomento del empleo con indemnización de 33 días por año trabajado, la traslación del llamado modelo alemán a España para flexibilizar el trabajo dentro de las empresas y la necesidad de fomentar el empleo de los menores de 25 años, cuya tasa de desempleo está en el 40%.

Dentro de las decisiones que podrían calmar al mercado y tranquilizar a los inversores sobre el compromiso del Ejecutivo con el recorte del déficit que reclama Almunia, el Gobierno tiene previsto aprobar mañana el plan de racionalización de estructuras de la Administración General del Estado y del sector público, según ha anunciado hoy la vicepresidenta económica, Elena Salgado. Este programa se traduce en sacar la tijera en los altos cargos y fusionar algunas empresas dependientes de los ministerios.

Además, tanto el ministro como Salgado han manifestado su deseo de que el PP celebre el acuerdo. "Espero que la primera intervención del Partido Popular, si se llega a un consenso, sea para felicitar y no para descalifiar", ha apuntado el ministro. "Sería deseable" en un momento "complicado", como el actual, "por la inestabilidad que hay en los mercados financieros y en los mercados internacionales", ha apuntado, por su parte, Salgado.

Sobre la rebaja de S&P, Salgado ha recordado que los propios analistas de la agencia dijeron ayer que pese a su decisión, la deuda de España sigue manteniendo una "nota excelente". Además, ha insistido en que el Gobierno observa datos positivos que denotan síntomas de recuperación en la economía.