Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marsans asegura que sigue vendiendo billetes de algunas compañías

Las aerolíneas retiran al grupo la licencia para despachar pasajes y le exige un aval de 20 millones.- La medida pone contra las cuerdas a la principal empresa de Díaz Ferrán

Viajes Marsans, la principal empresa del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, atraviesa serios apuros. La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que agrupa a las principales aerolíneas del mundo, ha retirado la licencia para la venta de billetes de avión y le exige un aval de 20 millones de euros para recuperarla, lo que pone contra las cuerdas a la compañía. No obstante, según ha confirmado el presidente del grupo turístico, Gonzalo Pascual, sus agencias seguirán vendiendo pasajes, aunque solo con aquellas compañías con las que mantiene vías de colaboración que no precisan acudir a la organización internacional como Iberia.

Fuentes de Marsans informaron anoche de la decisión de la IATA, pese a que aseguraron que el grupo turístico ha cumplido puntualmente con todos los pagos a la organización. Las alarmas de la asociación de aerolíneas se encendieron por el último informe de auditoría de Viajes Marsans, que advertía de que el grupo había traspasado un importante volumen de recursos a la malograda Air Comet, compañía aérea también perteneciente al conglomerado de Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, vicepresidente de la CEOE.

"La IATA nos pidió entonces un depósito de 20 millones, y nosotros pedimos un arbitraje, pero el pasado 16 de abril nos envió una carta y hoy (por ayer) nos ha quitado la licencia, lo que perjudica a la empresa y sus 4.000 empleados", se quejaron fuentes de Marsans. El grupo espera reunir los 20 millones de aval para recuperar la licencia y seguir operando "en un plazo de 48 horas".

Además, Pascual ha confirmado que esta misma mañana denunciará a la IATA por una medida que ha calificado de "injusta y desproporcionada" tras reiterar que Marsans realizó su último pago el 15 de abril. En declaraciones a RNE, el directivo ha denunciado que se ha adoptado la decisión "sin motivo", porque su grupo siempre ha pagado "en tiempo y forma".

Pascual ha precisado que "no es cierto" que Marsans no pueda vender billetes de avión, porque, según ha defendido, puedan adquirirse en las tiendas de Marsans, incluidos los billetes de Iberia, integrada en la IATA. "Se puede seguir volando con Iberia o con compañías que no van a ir a través del cauce IATA, pero sí a través de un cauce paralelo", ha explicado. Marsans está trabajando en paralelo con Iberia para seguir vendiendo billetes, pues la mitad de las ventas del grupo se hacen para viajar con la aerolínea española. "Por lo tanto, el problema se reduce a algo menos de la mitad", ha dicho. De hecho, siguen vendiendo billetes de Iberia en su web.

El presidente de Marsans ha vuelto a denunciar que existe una campaña mediática contra el grupo. "Algunos intentan aprovechar las dificultades para darnos un empujoncito". Respecto a las nóminas de los trabajadores, Pascual ha asegurado que los empleados de la compañía "han cobrado siempre", aunque ha admitido que "este mes hubo un retraso" en el pago de las nóminas de aproximadamente la mitad de la plantilla.

De cesar sus operaciones, sería el último gran fiasco empresarial de Pascual y Ferrán, tras el cese de la Air Comet en diciembre y la liquidación de Seguros Mercurio en marzo, ambas con desequilibrio patrimonial. Fuentes de la compañía indicaron a este diario que un comité de crisis dirigido por Gonzalo Pascual trataba anoche de buscar una solución al problema de Viajes Marsans, que esperaban cambiase "en cuestión de horas".

Los empresarios llevaban meses buscando comprador para la división de agencias de viajes, su marca más emblemática, en medio de la crisis que atraviesa su conglomerado de empresas. Ayer, el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid ha declaró en concurso voluntario de acreedores a Air Comet con una deuda de 310 millones, casi el doble de lo anunciado inicialmente. El juzgado calcula que hay 740 trabajadores y 24.000 clientes afectados por la quiebra. Tanto cuando se hundió Air Comet como cuando se disolvió Mercurio, Ferrán dio explicaciones en el seno de la CEOE, que no le ha pedido dimisión. Hoy, la junta directiva de la CEOE podrá volver a escuchar a su presidente en la reunión prevista.