Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La quiebra de una aerolínea

Díaz Ferrán: "Yo no hubiera elegido Air Comet para volar a ningún sitio"

El presidente de la CEOE asegura que no se va a marchar de la patronal.- La aerolínea presenta el ERE para despedir a 666 trabajadores

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, copropietario de Air Comet, ha culpado este miércoles del cierre de la aerolínea a la crisis económica, la falta de créditos para la compañía y la decisión "desproporcionada" del juez británico que prohibió la actividad de los aviones. En una rueda de prensa en la sede de Air Comet, Díaz Ferrán ha asegurado que la compañía aérea era "viable" a pesar de los problemas que tenía para pagar el combustible y el "leasing" (alquiler) de los aviones porque su grupo empresarial, Marsans, había inyectado 143 millones de euros a la aerolínea.

Sin embargo, a pesar de considerarla viable, el dueño de la quebrada Air Comet ha reconocido que "ante la situación vivida por esta compañía, que en estos tiempos estaba sufriendo huelgas", ni el mismo "la hubiera elegido para volar a ningún sitio".

Díaz Ferrán ha explicado que no tiene "nada que reprochar al Gobierno" sobre su actuación en este asunto y ha asegurado que pagará a los empleados de la compañía los pagarés que les había prometido para abonar los sueldos atrasados, que en algunos casos llega a ocho mensualidades.

Sí tiene que reprocharle, en cambio, al Gobierno argentino, a quien acusa de haber incumplido un acuerdo dentro del proceso de nacionalización de Aerolíneas Argentinas, por el que iba a recibir 200 millones de dólares. Ferrán ya ha anunciado que presentará una demanda contra el Ejecutivo dirigido por Cristina Fernández por incumplir el pacto.

No obstante, el presidente de la patronal ha expresado sus "dudas de ser el propietario" de la aerolínea, ya que, según ha explicado, el pasado 20 de diciembre el Grupo Air Transport debía haber hecho efectivo el primer pago por Air Comet según el acuerdo que firmaron a principios de mes.

"No me voy a marchar de la CEOE"

Respecto a su cargo como presidente de la CEOE, Díaz Ferrán ha afirmado hoy que no se va "a marchar mientras cuente con el apoyo" de sus compañeros. En una entrevista en Onda Madrid, el líder de la patronal ha abordado la crisis de la aerolínea, que ya ha presentado el ERE para rescindir 666 contratos de empleo, y ha explicado que "los que tienen que decidir si sigo en la CEOE no son ni los periodistas, ni los políticos, ni los partidos, son los empresarios".

"El pasado 16 de diciembre puse mi puesto a disposición del Comité Ejecutivo y la Junta Directiva por si consideraban que los problemas en mi empresa podían perjudicar a la organización y por unanimidad me dijeron que de ninguna manera podía dejar la CEOE", ha añadido.

Sobre el expediente de regulación, Air Comet ha presentado en la Dirección general de Trabajo de la Comunidad de Madrid un ERE que contempla la extinción de un total de 666 contratos de empleo. Del total, 650 empleos corresponden a trabajadores en la Comunidad de Madrid y 16 en Palma de Mallorca, por lo que la decisión final corresponderá al Ministerio de Trabajo al estar involucradas dos comunidades. A partir de hoy, se abre precisamente un periodo de consultas de 30 días, prorrogables, entre empresa y trabajadores para llegar a un acuerdo.

"Es la persona que representa a los empresarios"

Desde el Gobierno, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha afirmado que Díaz Ferrán sigue siendo un representante válido de los empresarios pese al cierre de la aerolínea, lo que ha dejado tirados a miles de pasajeros en plenas Navidades. "En este momento es el presidente de la CEOE, mientras lo sea es la persona que representa a los empresarios", ha argumentado.

"Corresponde a la CEOE y al propio Díaz Ferrán decidir su continuidad. En todo caso sí que quiero anticipar que nosotros siempre hemos respetado las decisiones de la patronal y lo vamos a seguir haciendo", ha explicado la ministra en una entrevista a la Cadena Ser. La dimisión del presidente de la CEOE, ha añadido, "no es un asunto que corresponda al Gobierno". Además, Salgado ha vinculado los problemas financieros de Air Comet a que está sufriendo los efectos de la crisis económica al igual que otras empresas.

En estos momentos, ha añadido Salgado, la máxima preocupación del Gobierno "son las personas que quieren volar en estas fiestas tan entrañables". La compañía del grupo Marsans y del presidente de la patronal ha dejado colgados 640 trabajadores y unos 7.000 viajeros que debían volar estas navidades, según la estimación del Gobierno. Las agencias de viajes elevan a 70.000 la cifra total de afectados.

El Ministerio de Fomento suspendió la licencia de vuelo a Air Comet por su situación de insolvencia y los problemas de seguridad que puedan derivarse, un día después de que un juez británico ordenase el embargo de sus aviones y la aerolínea cancelase todos los vuelos. Además, ha abierto un expediente sancionador que puede llevar a una multa de 4,5 millones. Cifra que se suma a los 6,3 millones que costará el dispositivo para trasladar al 90% de los 7.000 afectados por la quiebra, según los cálculos de Fomento.

UGT denuncia pagos de dos millones en pagarés a los directivos

La Federación de Transportes y Comunicaciones de UGT-Madrid ha exigido hoy a Air Comet que cumpla con su compromiso de responder frente a los impagos, que ascienden a más de dos millones de euros entre pagarés y transferencias correspondientes a los meses de octubre y noviembre, y ha subrayado que tiene constancia de liquidaciones mediante pagarés, emitidos por la entidad financiera Bancaja, de 213.583 euros a directivos y de tan sólo 29.844 euros a trabajadores.

Según UGT, varios trabajadores se han venido acogiendo a la modalidad de permiso retribuido ante la evidencia de la falta de soluciones por parte de la dirección desde que en el pasado mes marzo comenzaran a aflorar los problemas financieros de Air Comet, lo que dio lugar a la convocatoria de una huelga que finalmente declinó tras comprometer la directiva valores patrimoniales propios.

"La plantilla pasó en unos pocos meses de 900 a 640 trabajadores y trabajadoras. Se perdieron 12 de los 17 aviones, con lo que el colectivo de pilotos quedó sobrerrepresentado. En la actualidad, Air Comet debe 16 millones de euros a la Tesorería General de la Seguridad Social", subraya en un comunicado.

Más información