Entrevista:Ministro de Fomento

"Air Comet llevó la situación al límite y antepuso su interés al de los usuarios"

José Blanco, ministro de Fomento, lamenta que el cierre de la compañía no haya sido ordenado

El hundimiento de Air Comet, la compañía aérea que preside el jefe de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, ha dejado a José Blanco, ministro de Fomento, sin horas libres en su agenda navideña. En los próximos tres días tiene fijadas reuniones para resolver el viaje a 7.000 clientes de Air Comet con billete comprado que se han quedado en tierra.

Pregunta. La crisis de Air Comet ha llevado a su ministerio a retirarle la licencia. Miles de viajeros se han quedado tirados. ¿Cómo se llegó a esta situación?

Respuesta. El ministerio ha estado vigilante para garantizar la seguridad -que es nuestra responsabilidad- de los viajeros de Air Comet. Fomento ha exigido en todo momento a la empresa las máximas garantías que establece la ley, y cuando se plantea un problema como consecuencia de una decisión de la empresa hemos tomado medidas con rapidez y contundencia, siempre en defensa de los intereses de los usuarios y para evitar males mayores. Una vez más, el sector público, tantas veces denostado, está teniendo que hacer frente a un problema generado por la gestión privada. El Estado reclamará a la empresa todos los gastos originados y la sanción por una infracción muy grave. Hemos tratado con la empresa de que hubiera un cierre ordenado de la misma. No ha sido posible, lo que lamento profundamente.

Más información
¿Qué hacer si eres uno de los afectados por Air Comet?
Salen de Barajas los primeros afectados por las anulaciones

P. ¿Por qué no fue posible?

R. Creo que la empresa tenía un plan, que era tratar de conseguir un crédito sí o sí, aunque no hubiera garantías para que se le pudiera facilitar, y llevó la situación al límite. Nos plantearon que gestionáramos con el banco propietario de los aviones, que fue el que presentó la demanda, una prórroga hasta enero para que pudieran volar. Hemos conseguido que se pudieran utilizar los aviones hasta el 10 de enero para que así se pudiera efectuar un cierre ordenado de la compañía. Pero parece que eso no respondía a los intereses de la empresa, aunque sí respondía al interés general.

P. ¿Se siente engañado por los dueños de Air Comet?

R. No me siento correspondido. Cuando se tomó la decisión de abrir un expediente para la suspensión o revocación de la licencia, el 6 de noviembre, se planteó que no se hiciera público porque eso dificultaría su hipotética venta. Así se acordó para facilitar las cosas y que no hubiera perjuicio para nadie. Siempre hemos trabajado dentro de los límites que se podía para intentar salvar la empresa y los puestos de trabajo. Cuando llegó una situación límite se hizo un planteamiento para facilitar el cierre ordenado. Pero la empresa no ha respondido de la misma forma. Que cada cual evalúe su comportamiento. Nosotros actuamos desde la responsabilidad y en este sentido tengo una cierta desazón interior en relación a lo que pasó al final.

P. ¿Esperaba una respuesta distinta de la empresa?

R. Sí, yo hubiera esperado que antepusieran el interés general de la gente que ha desembolsado su dinero, algunos con muchos esfuerzos para viajar, a sus propios intereses. Me ha parecido francamente mal que no respondieran a la llamada de Fomento para facilitar las tareas.

P. De Gerardo Díaz Ferrán, el presidente de Air Comet y de la patronal CEOE, ha dicho Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, que burló a esta entidad financiera en la concesión y pago de un crédito multimillonario. Y usted acaba de decir que la decisión que adoptó sobre Air Comet, además de perjudicar a los usuarios no correspondió a los esfuerzos que había hecho Fomento. Con esos antecedentes, ¿usted cree que Díaz Ferrán puede continuar siendo el referente principal del empresariado español en la negociación con el Gobierno y los sindicatos?

R. Es una decisión que le corresponde a los empresarios que forman parte de la CEOE. En todo caso, tendrán que evaluar si ésta [la continuidad de Díaz Ferrán] es la mejor imagen de los empresarios y de la CEOE que les interesa trasladar.

P. La crisis de Air Comet le estalló un día después de que Madrid viviera en el atasco por culpa de una nevada. El PP dijo que el ministro de Fomento debería haberse dedicado a echar sal en las carreteras en lugar de vinagre en los mítines...

R. El PP construye su estrategia política bajo la premisa de cuanto peor mejor. Todo se hace mal para el PP y en ningún tema apoya las decisiones que adopta el Gobierno. En relación con el temporal, estoy razonablemente satisfecho. Nos anticipamos a la nevada y desplegamos los medios materiales y humanos que nos han permitido dar una respuesta razonablemente eficaz si lo comparamos con lo que ocurrió en otros países europeos. Hubo una buena coordinación con todas las administraciones, particularmente en Madrid. Fomento tuvo que actuar en ámbitos que no eran de su competencia para despejar tramos urbanos, que entendemos que es lo que había que hacer. El temporal ha ocasionado graves problemas en todos los países europeos, con cierre de aeropuertos y de líneas ferroviarias.

P. Barajas también sufrió y sigue sufriendo las consecuencias...

R. Ha permanecido abierto en todo momento. Pero, al tener que actuar sobre las pistas alternativamente, eso produjo un retraso de vuelos en cadena. Y con un añadido: el 30% de las operaciones canceladas fueron debidas a incidentes en aeropuertos europeos que o bien estaban cerrados o tenían problemas. Los ciudadanos deben saber que hemos dotado a Barajas con más medios materiales y humanos que nunca. No obstante, siempre se puede mejorar y es lo que intentamos hacer.

P. ¿Quiere decir que, de los 322 vuelos cancelados, al menos 100 correspondían a incidencias de otros aeropuertos europeos?

R. Sí. Y otros son debidos, reitero, a que, cuando se tiene que limpiar una pista de Barajas, en ese momento no se puede aterrizar. Eso ocasiona retrasos.

P. En el modelo de gestión de puertos del Estado, el Gobierno de José María Aznar cambió la ley en 1997 para traspasar el poder a las autonomías, que decidían el nombre del principal responsable de cada puerto. ¿Quieren seguir ustedes ese modelo para la gestión de los principales aeropuertos, como reclama el Gobierno catalán?

R. Estamos haciendo una reflexión sobre la gestión aeroportuaria para buscar eficiencia y sostenibilidad. Es un sector muy importante que representa el 7% del PIB. En los últimos 10 años se ha invertido más de 17.000 millones en modernizar nuestros aeropuertos. Tenemos que incrementar la eficacia y eficiencia del sistema, reduciendo costes y abordando reformas que nos permitan competir en las mejores condiciones en el cielo único europeo, que va a ser una realidad en 2012. Ésa va a ser la reforma que voy a presentar en el Congreso el 12 de enero. Vamos a tratar de que ciertos aeropuertos, en función de su volumen de pasajeros y situación económica, puedan tener una gestión singularizada donde deben prevalecer los criterios de gestión sobre la participación política. No voy a hacer un modelo aeroportuario para convertir los consejos de administración en órganos de debate político, sino en órganos de gestión que busquen la eficiencia y la competitividad.

P. Algunos medios elucubran con que usted puede suceder a Zapatero como candidato a la presidencia del Gobierno. ¿El debate sobre la continuidad de Zapatero es real en el PSOE?

R. Puede haber alguien que está ocioso y se dedica a especular. No es mi caso ni el del Gobierno. Ese debate no existe en el PSOE porque nadie contempla ninguna opción distinta a que Rodríguez Zapatero vuelva a ser candidato en 2012.

José Blanco, durante una entrevista.
José Blanco, durante una entrevista.GORKA LEJARCEGI

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS