Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

La enfermedad mexicana

Los mexicanos cuestionan si es justo pagar más impuestos cuando los gobernantes han dilapidado la bonanza petrolera de los últimos años

El año pasado, si usted hubiera sido uno de los habitantes más pobres de México, el Gobierno le habría dado en promedio 1.380 pesos mensuales, como parte del programa llamado Oportunidades, creado para atender a la población en condiciones económicas extremas. Sin embargo, si usted fuera una persona rica dueña de una camioneta SUV, el Estado Mexicano le habría otorgado mensualmente 1.840 pesos en subsidios a la gasolina. A más visitas a la gasolinera, más subsidio habría recibido, mientras que el subsidio a la pobreza es fijo.

Este tipo de paradojas son comunes bajo el pacto fiscal en el que viven los mexicanos. Mientras su Gobierno cabildea activamente para lograr una mayor recaudación, la gente se pregunta si debe entregar más recursos a un gobierno que gasta mucho y lo hace ineficaz e ineficientemente.

En el centro de la discusión está el petróleo, el cual el Gobierno de México utiliza para complementar la parte del gasto público que no puede financiar con impuestos, simplemente porque no cobra impuestos suficientes. En México los Estados y municipios recaudan muy poco. Sin embargo, gastan pródigamente los recursos que les ha entregado el Gobierno Federal como excedentes del precio del petróleo en los últimos años. Los excedentes totales del año 2008 repartidos a los gobiernos locales ascendieron a 5.080 millones de euros. La mayor parte de dichos excedentes vino del superávit petrolero de ese año.

Otras naciones petroleras, como Noruega y Brasil, han aprovechado su riqueza petrolera a favor de la nación, no en su contra. A diferencia de esos países, el petróleo mexicano se convierte en gasto público y eso eleva el tipo de cambio del peso con respecto al dólar, restándole competitividad a industrias distintas a las del petróleo. Este es un fenómeno conocido como enfermedad holandesa. Hartwick, economista de los recursos naturales de los años 70, sintetizó la cura a la enfermedad holandesa mediante la regla que lleva su nombre, la cual implica que el capital de los recursos naturales debe convertirse en otra forma de capital.

Los noruegos siguen a pie juntillas la regla de Hartwick . En ese país escandinavo, los excedentes del petróleo se guardan en un fondo para las generaciones futuras. México gasta todo para la generación presente. De seguir así, les dejará muchas deudas a los mexicanos del mañana.

El contexto actual no podría ser peor. El producto interno bruto trimestral de México cayó más de un 10% anualizado durante el último trimestre. Esta es, quizás, la caída más grande del PIB para el conjunto de economías grandes del planeta, superada solamente por Rusia (-10,9%), Turquía (-13,8%) y Taiwan (-10,2%), de acuerdo a datos de la revista inglesa The Economist. El desempleo en México es muy agudo: en el segundo trimestre de 2009 alcanzó un máximo de 5,17%, y hoy ya se habla de cifras cercanas al 6% de la población económicamente activa, lo cual es inusualmente alto.

La publicidad política del Gobierno de México y del partido en el poder, Acción Nacional, tiende a enfatizar que la crisis vino de afuera y que nadie pudo haberla previsto, ni nadie puede hacer algo para contenerla en este momento.

Sin embargo, sí podía hacerse algo. Una política de gasto público como la que se observó en México durante los últimos años ha profundizado la crisis actual. La descentralización del gasto en México hacia los Estados y municipios ha resultado en menores controles sobre el gasto y efectos dudosos sobre el crecimiento económico.

Mientras que otros países de la región, como Brasil o Chile, están saliendo de la crisis bien librados, y han podido aplicar políticas anticíclicas con relativo desparpajo, la recuperación en México será lenta y agónica. Lo peor, es que la lección no ha calado cabalmente en la conciencia de la clase política del país. ¿Qué se necesita para que eso ocurra?

Director general adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), con datos del equipo de finanzas públicas de IMCO