Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goldman Sachs gana 2.500 millones en el segundo trimestre

Los resultados coinciden con la publicación de una sospechosa venta de acciones

El banco estadounidense Goldman Sachs ha aumentado sus beneficios hasta los 3.440 millones de dólares (2.458 millones de euros) en el segundo trimestre, unos resultados mejor de lo esperado con unos ingresos de 13.760 millones de dólares (9.800 millones de euros) tras haber superado la crisis con el apoyo del Gobierno, que inyectó en el banco 10.000 millones de dólares. Precisamente, la devolución de parte de estas ayudas ha reducido las "fuertes" ganancias de su división comercial, según ha informado hoy la entidad.

Estos resultados suponen un incremento del 60% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, que entonces reflejaba la evolución entre los meses de marzo y mayo, aunque la entidad modificó a partir de este ejercicio su calendario contable para adaptarlo al año natural. Por su parte, la cifra de negocio experimentó un crecimiento del 46% gracias a la unidad de trading e inversiones, cuya facturación mejoró un 28%, especialmente en la división de renta fija, divisas y materias primas (FICC), donde creció un 186%, hasta un récord de 6.800 millones de dólares (4.860 millones de euros). Además, la unidad de gestión de activos de Goldman Sachs facturó un 28% menos y la de banca de inversión sufrió un retroceso del 15%.

En el conjunto de los seis primeros meses del año, Goldman Sachs obtuvo un beneficio neto de 5.249 millones de dólares (3.757 millones de euros), un 46% más, mientras que su cifra de negocio creció un 31%, hasta 23.186 millones de dólares (16.571 millones de euros). Con estos resultados, la entidad obtuvo un beneficio por acción de 4,93 dólares, frente a los 4,58 dólares del segundo trimestre de 2008. Asimismo, ha precisado que sin contabilizar el pago del dividendo extraordinario de 426 millones de dólares ligado a la recompra de acciones preferentes del TARP, su beneficio por acción habría alcanzado los 5,71 dólares.

La publicación de estos resultados ha tenido lugar el mismo día en el que el Financial Times ha revelado que sus ejecutivos vendieron cerca de 700 millones de dólares (más de 500 millones de euros) en acciones después de que quebrase Lehman Brothers el pasado septiembre. La mayor parte de las ventas se llevaron a cabo mientras el banco de inversiones estadounidense se beneficiaba del programa de rescate bancario del Gobierno por un total de 10.000 millones de dólares (unos 7.151 millones de euros).

Venta de acciones

Durante un período de ocho meses, los socios de Goldman Sachs vendieron más de 691 millones de dólares de acciones de la compañía en el mismo momento en que ésta ampliaba su flotación pública desde 395 hasta 503 millones de acciones en varias ampliaciones de capital.

Como contraste, en el período comparable desde septiembre de 2007 a abril de 2008, cuando el precio medio de las acciones de Goldman era mucho más alto, los socios de Goldman vendieron acciones por unos 438 millones de dólares. El banco se negó a comentar las ventas y se limitó a explicar que los socios de Goldman reciben una parte importante de sus primas anuales en forma de acciones.

Las ventas de acciones por los socios han sido un tema muy delicado en Goldman, sobre todo después de la quiebra de Lehman Brothers, el pasado septiembre. Durante los meses en los que se permitieron las ventas de acciones de los ejecutivos, desde el 17 de septiembre hasta el 24 de octubre, los socios de Goldman vendieron títulos por un valor aproximado de 250 millones. Pero hubo muchas más ventas entre diciembre de 2008, después de que Goldman presentase por primera vez pérdidas trimestrales desde que cotiza como empresa pública, y mediados de febrero. Durante ese período de dos meses, cuando el precio de las acciones de Goldman cayó prácticamente a mínimos históricos, los socios de Goldman vendieron acciones por valor de 280 millones de dólares.

Según el Financial Times, esas ventas son un recordatorio de que por más que la dirección de Goldman trate de inculcar la idea de que se trata de una sociedad, el banco apenas puede controlar lo que hacen sus ejecutivos con las acciones.