Una llamada de Obama para salvar Opel

Merkel asegura que una conversación telefónica con el presidente de EE UU ayudó a desbloquear las negociaciones con General Motors

La canciller alemana, Angela Merkel, ha afirmado este sábado que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ayudó a lograr el acuerdo para la venta de Opel , propiedad de la estadounidense General Motors, a la canadiense Magna mediante una llamada telefónica efectuada poco antes de la última ronda de negociaciones. Con este acuerdo se garantiza la salvación de Opel ante la inminente bancarrota de GM.

El acuerdo se cerró tras seis horas de negociaciones en la sede de la Cancillería alemana, pero aún debe ser ratificado por la directiva gestora de GM.

"Las conversaciones eran un auténtico desafío para las relaciones trasatlánticas debido a las estructuras características (de GM y Opel). Hablé por teléfono ayer con el presidente estadounidense y coincidimos en que teníamos que hacer todo lo posible para lograr un buen resultado en este complicado asunto", ha afirmado Merkel en rueda de prensa. "Esa conversción influyó claramente en las negociaciones de anoche", ha asegurado.

Más información

El plan de supervivencia de Opel contempla una inyección de liquidez inmediata por parte de Magna de 300 millones de euros, reclamación que la casa matriz General Motors planteó a última hora y que hizo tambalear el acuerdo en su conjunto. El Estado y los cuatro "Länder" alemanes con plantas de Opel habilitarán créditos por un total de 1.500 millones de euros, repartidos a partes iguales y concedidos a través de bancos públicos. En principio, el plan de esta compañía contempla el desmantelamiento de unos 11.000 empleos en todas las plantas europeas, de los que 2.600 recaerían sobre Alemania.

Mientras continúan las negociaciones entre Magna y General Motors para llevar a buen puerto lo que hasta ahora sólo es un preacuerdo se creará una entidad fiduciaria encargada de administrar el negocio europeo de GM.

Merkel ha afirmado que espera que los detalles finales del acuerdo se resuelvan rápidamente, aunque la sociedad fiduciaria (formada por dos representantes del Estado Alemán, dos de la parte estadounidense y una neutral), podría estar operativa hasta 2014 según fuentes gubernamentales alemanas. "Me gustaría subrayar que para Opel y para Magna los trabajos apenas están empezando y ciertamente ellos tienen una difícil tarea por delante", ha agregado.

"El objetivo es crear una empresa europea bajo el paraguas de Adam Opel. Tenemos un inversor como Magna y no habrá participación estatal aunque los gobiernos federales y regionales ayudarán con avales para préstamos", ha explicado Merkel.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción