Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama anuncia un plan de 75.000 millones de ayuda a los hipotecados

Pretende aliviar a nueve millones de familias que no pueden pagar su hipoteca

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha anunciado este miércoles un plan de 75.000 millones de dólares (59.537 millones de euros) para frenar los desahucios y embargos. El plan de ayuda al sector de la vivienda, más amplio de lo que se preveía en un primer momento, permitirá mantener sus casas a cuatro millones de propietarios, con la garantía de Fannie Mae Freddie Mac, según ha informado el presidente, y además hará posible que otros cinco millones refinanciacien sus hipotecas para aprovecharse de tipos más bajos.

El Tesoro comprará 200.000 millones de dólares en acciones preferenciales de estas dos compañías hipotecarias, el doble de lo previsto en un principio, para agilizar el proceso. Fannie Mae y Freddie Mac están intervenidas públicamente y hace sólo unas semanas se dudaba de su pervivencia dada su alta dependencia del dinero público. Ahora, el Tesoro aumentará el tamaño de las carteras hipotecarias de las dos sociedades hasta los 900.000 millones de dólares. Con este movimiento, el Gobierno pretende crear cierto sentimiento de fiabilidad en torno a las dos hipotecarias, según funcionarios de la Administración citados por la agencia Bloomberg.

"Una oportunidad para millones de familias"

"Todos estamos pagando un precio por esta crisis hipotecaria. Y todos pagaremos un precio aún mayor si permitimos que esta crisis se ahonde", destacó el presidente estadounidense en una de las zonas de EEUU más afectadas por las ejecuciones hipotecarias. El plan "dará a millones de familias resignadas a la ruina financiera una oportunidad", ha asegurado Obama en el discurso que ha pronunciado en un instituto de Phoenix, una ciudad que no está elegida al azar, puesto que es el símbolo del auge y la crisis del sector inmobiliario en las últimos años.

"La reducción en el nivel de desahucios ayudará a apuntalar el precio de la vivienda", ha añadido el presidente de EE UU. La construcción de vivienda nueva en EE UU descendió a un nivel récord en enero, con una caída del 16,8% respecto a diciembre, lo que deja la cifra anual en el peor nivel desde 1959.