Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Movimientos en el sector energético

A Solbes "le chirría" que Gazprom compre Repsol

El carácter monopolista y estatal de la compañía no gusta al Ejecutivo. -Bruselas pone en duda que tenga fondos para ello y Sacyr admite "contactos" con inversores autorizados.- Brufau quiere que la empresa sea "privada, independiente y española"

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha asegurado que "le chirría" la idea de que una empresa pública extranjera como Gazprom compre Repsol. Solbes ha calificado a Gazprom de "caso muy especial", poco después de aclarar que no tiene problemas con la presencia empresas extranjeras en España."Es un tema enormemente delicado", ha concluido.

Antes, fuentes del Gobierno español habían asegurado en la misma dirección que no ven con buenos ojos la pretensión de la gasista rusa de comprar el 20% de la petrolera española. El principal "pero", añaden, es el carácter monopolista y estatal del gigante ruso, aunque al mismo tiempo recuerdan que Repsol es una empresa de un sector estratégico pero privada, por lo que su primer accionista, Sacyr-Vallehermoso, es libre de vender su 20% a quien desee. La propia constructora ha admitido a media mañana que ha mantenido "contactos" con inversores interesados aunque sin que a fecha de hoy "se haya materializado un acuerdo".

"Privada, independiente y española"

Un día después de que se conocieran las intenciones del gigante ruso Gazprom por comprar el 20% de Repsol, el presidente de la petrolera española se ha pronunciado sobre el futuro de la compañía. Antoni Brufau dijo que no se pronunciaría porque se trata de un asunto que afecta a los accionistas. "No me afecta a mí", aclaró. Pero acto seguido aseguró: "Hay una serie de premisas que deben respetarse. Si somos una empresa privada, seguir siendo privada. Si somos independietes, seguir siéndolo. Y, por encima de todo, si somos una empresa española, seguir siéndolo. Estos tres criterios tienen que mantenerse". Brufau hizo estas declaraciones en Zaragoza, donde asistió a V Congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos. En este acto ha coincidido con Isidre Fainé, presidente de La Caixa, entidad que con el 12% es el segundo accionista de Repsol. Fainé, sin embargo, no ha dicho nada sobre el futuro de la petrolera española, informa Luis Doncel.

Desde la oposición, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado que está "radicalmente en contra de que una empresa rusa, monopolística y pública se pueda hacer con el 20% de Repsol YPF" y se ha mostrado confiado en que al Gobierno "ni siquiera se le pase por la imaginación autorizar la operación". Rajoy ha subrayado que "claro que se puede impedir que una empresa rusa monopolística pretenda hacerse con el 20% de un sector estratégico", como lo han impedido otros países europeos.

Igor Kurinnyy, analista especializado en fuentes energéticas, asegura en una entrevista en Bloomberg que la operación "tiene sentido si los precios del crudo se recuperan". Desde Bruselas, autoridades comunitarias han asegurado que "Gazprom puede presentar una oferta" por una empresa aunque, tras destacar que Repsol "está centrada en las prospecciones", ha puesto en duda la capacidad de que la empresa estatal rusa lleve adelante su oferta por cuestiones de financiación. En cualquier caso, la Comisión analizará la operación, como hace con todas las concentraciones que afectan de manera significativa al mercado comunitario, ha añadido.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se ha referido, por su parte, a la disposición aprobada por los Veintisiete -dentro de una legislación más amplia sobre la regulación de los grupos energéticos- para impedir a empresas extranjeras hacerse con el control de las redes europeas de transmisión de gas y electrcidad. Así, ha recordado que esa limitación -conocida como "cláusula anti Gazprom"-, fue respaldada por todos los Estados miembros.

El antecedente más reciente sobre este tipo de operaciones corporativas en el sector energético trae malos recuerdos al Gobierno, enfrentado con Bruselas por la ampliación de competencias de la Comisión Nacional de la Energía autorizadas por el Ejecutivo de Zapatero en febrero de 2006 y que permitieron, un año después, bloquear el desembarco de la alemana E.ON sobre Endesa.

En la sesión de hoy, Repsol ha cerrado a 14,42 euros, el 1,26% más que al cierre de ayer, mientras que Sacyr-Vallehermoso ha cerrado la sesión bursátil a 7,61 euros, el 0,8% más que ayer.

Repsol mejora un 15% sus beneficios

Por su parte, Repsol YPF ha presentado hoy resultados antes de la apertura del mercado. Según ha informado hoy a la CNMV, la compañía ha incrementado un 15% su resultado neto acumulado a septiembre de 2008 con 2.816 millones de euros gracias a la revalorización del barril de petróleo. Así, la empresa destaca que el aumento en un 19,9% del resultado de explotación del trimestre ha sido posible, principalmente, de una mejora en las magnitudes del Upstream (método de fabricación), los mejores márgenes de Refino y los resultados en YPF, que ha elevado sus beneficios de explotación un 22,8% hasta los 1.046 millones. En este punto, ha confirmado que retrasa la Oferta Pública de Adquisición (OPV) para sacar a la venta el 20% de su filial.

Para el presidente de Repsol YPF, Antoni Brufau, la positiva evolución de los resultados "valida la política de integración y desarrollo de sus negocios estratégicos y muestra, además, su fortaleza y su capacidad de seguir creciendo con rentabilidad en entornos complejos".

En su nota, la petrolera añade que el tercer trimestre se ha caracterizado todavía por elevados precios del crudo de referencia, el Brent es un 53,7% más caro que en el mismo periodo de 2007 con una media de 115,1 dólares por barril aunque desde entonces mantiene una tendencia a la baja, el incremento del 75,4% de la cesta de líquidos, los elevados márgenes de refino y mejores resultados en marketing, así como el efecto del tipo de cambio del euro sobre el dólar, que ha restado 61 millones a los beneficios del grupo.

Además, Repsol YPF reseña que el alza del petróleo ha tenido un impacto positivo en el resultado de explotación de 366 millones que ha "compensando el mayor esfuerzo exploratorio", por valor de 36 millones de euros, así como el aumento de los impuestos en 92 millones y el menor volumen de ventas, que ha restado otros 32 millones. Por su parte, la participación en Gas Natural le ha reportado 423 millones, un 8,2% más.

En este sentido, la deuda neta de Repsol se ha situado en 4.399 millones de euros al cierre del periodo, 906 millones superior a la cifra de diciembre de 2007, un incremento que obedece a la incorporación de la parte proporcional (517 millones de euros) de la deuda adquirida por Gas Natural tras la compra de un 9,99% de Unión Fenosa.

Más información