Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Foro Económico Mundial

Almunia confirma que Bruselas rebajará sus previsiones de crecimiento para 2008

El comisario europeo cifra la reducción "en unas décimas" por las turbulencias financieras. -Solbes apuesta por que el BCE mantendrá los tipos

La desaceleración económica se acerca lenta pero inexorable sobre el Viejo Continente. Tras las llamadas de atención que lanzaron a principio de semana de los miembros del consejo del BCE, Yves Mercsch y Axel Weber, sobre el menor desarrollo de los mercados de la UE, hoy ha sido el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, quién ha confirmado que se revisarán a la baja las previsiones para este año. Durante un encuentro en Davos, Almunia ha adelantado que la Comisión Europea va a revisar a la baja unas décimas sus pronósticos por las turbulencias financieras. El vicepresidente y ministro de Economía español, Pedro Solbes, ha afirmado por su parte que el BCE está más pendiente de la inflación que de la Reserva Federal, que el lunes rebajó los tipos un sorprendente 0,75 hasta el 3,5%, y ha apostado por que el instituto emisor europeo mantendrá el precio del dinero en el 4% en la zona euro.

Tras intervenir en un debate celebrado en el Foro Económico Mundial de Davos, Almunia ha considerado que "sin duda estas turbulencias en los mercados financieros afectan a la economía real y al crecimiento económico".

"Nosotros vamos a publicar las previsiones el 21 de febrero, hasta entonces no puedo dar una cifra exacta. En las últimas previsiones de noviembre del pasado año, hablamos de un crecimiento para el total de la UE del 2,4% y para la zona del euro del 2,2% este año pero en las siguientes previsiones se van a perder algunas décimas", ha añadido Almunia.

Almunia ha añadido en Davos que, sin duda, "la economía más afectada en el mundo industrializado por las turbulencias de los mercados financieros es la de EEUU, donde ha surgido el problema de las hipotecas de alto riesgo (subprime) y donde hay un problema muy fuerte de caída del precio de la vivienda, así como un nivel de endeudamiento muy elevado de familias y empresas y falta de ahorro".

Por ello, el comisario europeo ha considerado que es en EEUU "donde hay necesidad de adoptar medidas para ajustar esa economía pero a través de diferentes canales y, en particular, a través del sistema financiero, de la confianza de los inversores y de los consumidores".

No obstante, Almunia ha añadido que "las economías europeas están bien equipadas para hacer frente a las turbulencias, con sólidos fundamentos, con una balanza por cuenta corriente prácticamente equilibrada y una creación de empleo muy importante que ayuda a mantener el consumo interno".

Por lo tanto, "hay que ver el futuro con realismo, sabiendo que el crecimiento económico va a ser menor pero no con alarmismo", ha enfatizado Almunia.

Solbes apuesta por un mantenimiento de los tipos

Desde España, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha augurado hoy que el Banco Central Europeo (BCE) mantendrá sus tipos de interés, actualmente en el cuatro por ciento, y que, en el caso de que "haya movimientos", éstos serán a la baja.

Tras admitir que hay un hay un "debate importante" en el seno de la institución monetaria europea sobre la oportunidad de reducir el precio del dinero en la euro zona para atajar una eventual desaceleración, Solbes ha explicado que el banco está más preocupado por la inflación que por la Reserva Federal.

El titular de Economía ha calificado de "buena noticia" para las hipotecas que el Euribor haya comenzado a bajar y ha reiterado que lo lógico es que, el próximo 7 de febrero, el BCE no suba sus tipos y que si acomete algún movimiento "sea a la baja".

En este sentido, ha afirmado que en España los bajos tipos de interés de los últimos años " han venido muy bien" porque han generado una gran demanda de dinero para crédito que ha permitido que las empresas se expandan, y que las familias se hayan podido endeudar y hayan "comprado muchas más cosas".

Ningún movimiento desde junio

Pese a la crisis financiera actual, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, hizo hincapié ayer en la existencia de presiones inflacionistas en la zona del euro, lo que significa que la entidad no está dispuesta a bajar los tipos de interés.

El BCE ha dejado inalteradas las tasas en el 4% desde junio del pasado año, cuando las subió por última vez en 25 puntos básicos hasta ese nivel.

Trichet ha explicado que en las reuniones de política monetaria de enero y diciembre el consejo de gobierno de la entidad monetaria ha discutido mantener el precio del dinero o subirlo pero no bajarlo.

El banco europeo ha decidido no mover los tipos de interés, pese a las presiones inflacionistas, debido a que todavía se desconocen los efectos de la crisis financiera en la economía real.