Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernardino León viaja a Bolivia para asistir a las negociaciones entre Repsol y el país andino

El plazo para que las multinacionales firmen nuevos contratos con el Estado boliviano termina esta medianoche

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, llegará en las próximas horas a La Paz con el objetivo de seguir y apoyar las negociaciones de Repsol YPF con el Gobierno boliviano para la firma de un nuevo contrato que la permita operar en ese país, cuando se agota el plazo para cerrar el acuerdo. El secretario de Estado fue la persona designada por el Gobierno para realizar el seguimiento de estas "negociaciones complicadas", en palabras de un portavoz de la Dirección General de

Comunicación Exterior, entre la compañía española y el Gobierno de Bolivia.

Por ese motivo, León llegará en las próximas horas a La Paz, ya que está a punto de finalizar el plazo de 180 días fijado en el decreto de nacionalización de los hidrocarburos del Gobierno boliviano, emitido en mayo pasado, para que las multinacionales firmaran unos nuevos convenios que las permitan operar en el país. Se trata de una "labor de apoyo y seguimiento", puntualizó el portavoz de la Dirección General de Comunicación Exterior, quien no pudo precisar cuánto tiempo permanecerá en aquel país el secretario de Estado, ya que, "no lleva una agenda cerrada y se verá sobre la marcha".

Negociaciones difíciles

Ayer,dos compañías petrolíferas, la franco-belga TotalFinaElf y la estadounidense Vintage, firmaron los nuevos contratos con el gobierno boliviano en un acto encabezado por el presidente del país, Evo Morales, según fuentes oficiales. En la jornada de hoy, además de Repsol siguen las negociaciones con las restantes compañías, incluidas las otras dos que tienen más inversiones y operaciones en Bolivia, la brasileña Petrobras y British Gas que, junto a la hispano-argentina,controlan más de dos tercios de las reservas del país.

La nacionalización de los hidrocarburos, que decretó Morales el 1 de mayo pasado, obliga a las multinacionales a firmar nuevos contratos con el Estado en un plazo de 180 días que expira a la medianoche de hoy sábado.