Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La denuncia de un falso robo desató la Operación Torre en Ferrol

Hace aproximadamente un año, un aparejador se presentó en la comisaría de Ferrol para denunciar el robo de unas planchas de uralita nuevas. Eran, supuestamente, parte del material de la obra del cuartel Sánchez Aguilera en la que estaba trabajando como arquitecto técnico con un contrato temporal, casi un becario. El hombre pronto retiró la denuncia sin una explicación convincente, pero el caso ya estaba abierto.

De la investigación se encargó la brigada de robos, a la que pronto empezó a escamarle el tema y lo derivó a otra unidad especializada en delitos económicos. Así arrancó la Operación Torre, que el viernes propició el registro de las oficinas de la concejalía ferrolana de Obras, donde supuestamente está el epicentro de una trama integrada por dos aparejadores interinos y un exedil socialista que, según los investigadores, fraccionaban los contratos como obras menores para saltarse el protocolo legal y adjudicarlas casi a dedo a la constructora Parquet Albanese, SL a cambio, posiblemente, de algún tipo de favor o comisión.

No hubo detenciones ni tampoco imputaciones formales para las personas que están bajo la lupa judicial -el exconcejal del PSdeG Gerardo López y dos funcionarios- por un posible delito contra la Administración Pública y otro de falsedad documental.Casi en paralelo a la falsa denuncia, la Inspección de Trabajo paralizó las obras del cuartel en febrero de 2011 tras un accidente laboral que destapó irregularidades graves. Una cuadrilla de 15 obreros manipuló amianto, material cancerígeno, sin protección: retiraron las uralitas viejas, las lavaron para rejuvenecerlas y las cortaron a medida con una sierra radial para, probablemente, reutilizarlas en otra cubierta del mismo recinto.

Los investigadores sospechan que nunca hubo partida de uralitas nuevas, aunque seguramente se pretendía justificar su compra con alguna factura falsa en el Ayuntamiento. El becario, probablemente sin saberlo, denunció el robo de un material que no existía, pero por el que el municipio habría pagado a la trama corrupta. En el cuartel se realizaban distintas obras y detrás de una de ellas, el tejado del Museo da Natureza, estaba Albanese.

La compañía se registró hace 22 años como pequeña constructora familiar a nombre de Dolores Fernández Rico, gerente del negocio junto a su marido, de origen italiano, y un hijo. Empezaron puliendo suelos de madera, hasta copar obras de todo tipo. Un exempleado recuerda que Albanese comenzó colocando papeleras de plástico en el gobierno de Xaime Bello (BNG), a mediados de 2003. Las obras crecieron en número y presupuesto durante el gobierno popular de Juan Juncal, con Manuel Bustabad como edil independiente de Obras y el actual alcalde, José Manuel Rey, como responsable de Hacienda. "Se hacían calles y plazas con fundido de hormigón. Parecía Dragados", ironiza el trabajador.

Un millón del Plan E

Con el PSdeG al mando, tampoco les faltó trabajo y se llevaron, según los investigadores, un buen número de contratos disfrazados como obras menores. Calculan que en torno a un millón de euros solo del Plan E. Este sistema estaba arraigado en el departamento de Obras al margen del color político del gobierno de turno. "No era raro que se mandara a Albanese a reparar cualquier tubería o desperfecto en Recimil (1.100 viviendas municipales) antes de iniciar siquiera el expediente", admiten fuentes de la corporación.

Otro fleco de la trama es la adjudicación al grupo San Martín de un contrato de dos millones de euros por dos años en marzo del 2010, que parece que ejecutó bajo cuerda Albanese.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 2012