Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis pasa de largo en las agencias de calificación

Moody's, Fitch y S&P logran aumentar sus beneficios

El tono bajista impregna de forma mayoritaria las calificaciones que emiten las principales agencias de valoración de riesgo, pero sus cuentas de resultados no dejan entrever ni atisbo de ese pesimismo. Fitch, Moody's y Standard & Poor's (S&P) han registrado notables beneficios en plena tormenta económica y financiera, lo que les convierte en uno de los sectores más beneficiados de la crisis.

"La crisis hace que la gente esté aún más pendiente de las calificaciones. Por eso se suscriben más a nuestros informes y análisis. Por ese lado, la empresa no se ha visto afectada", admitía esta semana en Madrid Fernando Mayoral, director gerente de Fitch.

Los últimos datos publicados por Fimalac, empresa propietaria del 60% de Fitch, desglosan los beneficios obtenidos por la agencia de calificación en el año fiscal 2011 (que en su caso va desde el 1 de octubre de 2010 al 30 de septiembre pasado), que ascendieron a 525,6 millones de euros, lo que supone un aumento del 9,4% en términos comparables. "Todos los segmentos del negocio de calificación generaron mayores ingresos, en todas las regiones", precisa la nota. Eso permitirá a la matriz, Fimalac, pagar un dividendo por acción de 1,5 euros a partir del próximo 20 de febrero.

S&P y Moody's aún no han presentado sus cuentas anuales, pero ambas registraron notables crecimientos de ingresos hasta septiembre, los últimos datos oficiales presentados.

Primera agencia europea

Standard & Poor's ganó en los nueve primeros meses de 2011 442,3 millones de euros, apenas un aumento del 2,6% respecto al mismo periodo del año anterior debido, básicamente, "al descenso de las emisiones de deuda (salvo la soberana), el aumento de los diferenciales de crédito, la crisis de deuda europea y la lenta recuperación económica", dice su empresa matriz, McGraw Hill, en la documentación presentada ante las autoridades estadounidenses.

En ese periodo, Moody's declaró beneficios netos por 367,3 millones de euros, un 28,2% más que entre enero y septiembre de 2010. No solo eso. En las estimaciones de beneficios para el ejercicio que ha presentado ante el regulador estadounidense, Moody's espera terminar el año con un beneficio de 444,4 millones para el conjunto de 2011, en la parte alta de las previsiones del mercado y no se descarta, incluso, que pueda superar esos niveles.

Estas dos compañías comparten, además, muchos accionistas cruzados. Algunos de los principales fondos de alto riesgo del mundo controlan buena parte del capital, como Capital World Investment, Vanguard Group Inc., T Rowe Price Associated o State Street Corporation, lo que ha suscitado críticas sobre la independencia de sus calificaciones. Ninguno de ellos tiene inversiones en Fitch, controlada en un 60% por la francesa Fimalac y en un 40% por el grupo de medios de comunicación Hearst.

Por otra parte, la revista Euro am Sonntag publica hoy que la primera agencia de calificación europea, impulsada por la asesoría alemana Roland Berger, cuenta ya con 300 millones de euros de una treintena de inversores institucionales para echar a rodar antes del verano, según informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de enero de 2012