Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Robo brutal de un mosaico romano

El torpe saqueo de un yacimiento plantea dudas sobre la conservación del patrimonio en zonas rurales

Un robo burdo. Los cacos que se han llevado tres grandes trozos de un mosaico del siglo V de la villa romana de Santa Cruz, en la localidad burgalesa de Baños de Valdearados (419 habitantes) "han hecho un destrozo tremendo, han picado a lo bárbaro", dice el alcalde, Lorenzo Izcara, del PP. Ese mosaico posee un valor "excepcional", según la historiadora Guadalupe López, que dirige en el Centro de Ciencias Humanas y Sociales, del CSIC, el grupo de investigación Mosaicos Hispano-romanos. "Es una obra con dos escenas superpuestas: el cortejo del dios Baco y su regreso victorioso de India en un carro tirado por panteras". Una composición así "solo se encuentra en otros dos mosaicos en Córdoba e Israel".

El alcalde cuenta que el hurto se supo el miércoles sobre las 13.00, cuando dos turistas de Vic se acercaron a la villa, que se encuentra a 300 metros del pueblo. "En invierno solo se abre previa petición, se llama al teléfono que hay en la puerta y una persona la enseña", explica Izcara. "El resto del año sí hay alguien que vigila de día". La última visita fue el 23 de diciembre, por lo que Izcara calcula que el robo pudo ser la noche del 27 al 28.

"Los ladrones rompieron unas vigas de madera que protegen el recinto. Por ahí entraron", agrega el regidor. Dentro habían desaparecido tres piezas, "una de la parte central, de 2,30 por 2,50 metros, y otras dos en la zona inferior de 1,30 metros por 70 centímetros". El mosaico ocupa 66 metros cuadrados.

No es la primera vez que este lugar es asaltado. En noviembre entraron varios individuos que destrozaron varios centímetros cuadrados de la obra. "La restauradora me dijo que el mosaico era muy difícil de robar porque estaba fijado con hormigón armado", lamenta el alcalde, que advirtió a la Junta de Castilla y León de la necesidad de más vigilancia.

El director general de Patrimonio de la Junta castellano-leonesa, Enrique Saiz, sostiene que con 150 bienes culturales en la comunidad es imposible controlarlos todos. Saiz avisa de que se trata de un nuevo tipo de robo: "Estamos acostumbrados a desapariciones en iglesias rurales, pero llegar con unas piquetas y arrancar un trozo de suelo...".

Guadalupe López apunta que el destrozo es tan grande que "lo mejor sería quitar lo que queda y trasladarlo a un museo para su restauración". ¿Adónde han podido ir a parar esas partes del dios del vino? Ella considera que solo puede interesar a "algún particular".

Esta villa romana fue descubierta en 1972. "Debió de ser propiedad de la élite económica de la época", explica la experta del CSIC. El artista que elaboró el mosaico no dejó su firma en el entarimado de piedras y cristales, por lo que se trata de "una obra de un taller local". En enero, el delegado de la Junta de Castilla y León en Burgos acudirá a Baños de Valdearados, afirma el alcalde, que espera que sirva para tomar medidas. "Nosotros no podemos hacer más".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de diciembre de 2011